La madre de Juan Holgado dice que no pierde la fe en los jueces ante la revisión del caso por el TS

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 12 (EUROPA PRESS)

La madre de Juan Holgado, Antonia Castro, afirmó hoy que no pierde la fe en los jueces, tras conocer que el Tribunal Supremo (TS) revisará el próximo 4 de octubre la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz que absolvió a los cuatro acusados de matar en 1995 a su hijo en una gasolinera de Jerez de la Frontera (Cádiz) por considerar que "no existían pruebas de cargo suficientes para destruir su presunción de inocencia".

En declaraciones a Europa Press, Antonia Castro manifestó sobre el hecho de que el TS haya puesto ya fecha para revisar el caso que les ha costado "mucho trabajo y muchos años de sufrimiento", aunque advirtió de que "nunca" había perdido la esperanza.

En cuanto a la posibilidad de condena para los cuatro imputados por el caso, afirmó que "en Madrid se hará sentencia para quitarme ese peso de encima y esa lucha que llevo desde hace tantos años". Así, señaló su esperanza de que el TS dicte condena "porque Juan se lo merecía y yo me merezco quitarme ya de las calle de Jerez que llevo once años sin parar", ya que desde que falleciera su hijo sale pidiendo "justicia", como en las gradas del Estadio Chapín cada domingo que el Xerez Club Deportivo juega un partido de liga.

Antonia Castro señaló que el próximo 4 de octubre, aunque la vista será a puerta cerrada, estará en Madrid para conocer de primera mano "si se hace justicia de una vez por todas".

El Alto Tribunal estudiará el caso tras el recurso de casación interpuesto por la familia Holgado contra la absolución de los procesados en el caso de 'Padre Coraje', conocido popularmente así por la investigación que emprendió Francisco Holgado para esclarecer la muerte de su hijo.

El juicio por el crimen de Juan Holgado se repitió en noviembre de 2003 por orden del Tribunal Supremo tras la aparición de unas grabaciones realizadas por el padre de Holgado. En diciembre de ese mismo año, la Audiencia de Cádiz dictó sentencia absolutoria al no existir "prueba alguna concluyente de la participación de los procesados en la muerte violenta de Juan Holgado".

Según la resolución, "las meras sospechas o indicios, que no excluyen la duda, son inhábiles para condenar". El tribunal declaró entonces la inexistencia de pruebas directas, tales como las pruebas de sangre encontradas en un cristal hallado en la gasolinera de Martín Ferrador donde se produjeron los hechos o la comparación de las huellas dactilares encontradas en el lugar del crimen, que no pertenecen a ninguno de los cuatro acusados.

Ante la falta de pruebas, y basándose en los testimonios de referencia como dicta la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Tribunal no tuvo en cuenta diversos testimonios de testigos para declarar culpable a los cuatro acusados, ya que lo consideró "una prueba más a valorar, pero por sí sola insuficiente para desvirtuar la presunción de inocencia".

Los acusados, un total de cuatro, fueron absueltos de las penas de hasta 30 años que pedía la acusación particular para tres de ellos. Además, también han sido absueltos de las costas del juicio al ser declaradas "de oficio".