China dice que su nueva ley de adopción protegerá mejor a los huérfanos

BEIJING, 13 (EP/AP)

Las autoridades chinas defendieron hoy la nueva regulación en materia de adopciones que aplicará el país a partir del día 1 de mayo señalando que de esta forma los niños estarán mejor protegidos sin que por ello queden menoscabadas sus posibilidades de ser adoptados.

Según afirmó hoy el viceministro de Asuntos Civiles, Li Liguo, el objetivo de estas normas es homogeneizar criterios, y no está previsto que por ello caiga el número de adopciones.

La nueva norma estipula que las parejas que no estén casadas, tengan más de 50 años o sean obesas, no podrán adoptar, lo que, pese a las declaraciones de Li, se ha interpretado como un intento de China de frenar las adopciones a extranjeros ya que, según algunos, mina su imagen de gran potencia en constante desarrollo que pretende ofrecer. Se cree que, a partir de ahora, el Gobierno intentará impulsar las adopciones realizadas por ciudadanos chinos.

Según el viceministro, los 573.000 huérfanos con que cuenta China "disfrutan de la protección gubernamental" y su adopción "en el extranjero y en el país avanza de forma normal".

En la rueda de prensa ofrecida por Li se repartió también un documento en el que se informaba de futuros planes para huérfanos discapacitados que incluirán cobertura médica (con posibilidad de someterse a cirugía y programas de rehabilitación) además de nuevos programas para los casi 8.700 niños huérfanos a causa del sida. "Es la primera política social exhaustiva para los huérfanos desde la creación de China", indica el informe.

Las adopciones de niños chinos (sobre todo niñas, por el tradicional desprecio de los chinos a las mujeres, especialmente en las zonas rurales) se han disparado en los últimos años por la relativa facilidad y rapidez de los trámites en este país. Según los últimos datos, de 2005, España fue el segundo país, por detrás de Estados Unidos, que más adopciones realizó en el país asiático (2.700, frente a las 7.900 estadounidenses).

Sin embargo, países como Alemania no autorizan la adopción en China, por considerar que no se cumplen todos los requisitos necesarios para garantizar los derechos de los niños, cuyo origen (se habla no sólo de niños abandonados, sino también vendidos o incluso secuestrados) se desconoce.

La próxima regulación, no obstante, no ha sido bien recibida por agencias de adopción y clientes, que la han tachado de discriminatoria.