Crónica A.Saudí- Las mujeres saudíes deben contar con permiso masculino para trabajar, casarse, ir al médico o viajar

HRW afirma que las autoridades tratan a las mujeres adultas como "menores de edad", sin derechos sobre sus vidas ni sobre sus hijos

LONDRES, 21 (EUROPA PRESS)

Las leyes saudíes obligan a las mujeres a obtener el permiso de un tutor legal masculino (por lo general un padre, un marido e incluso un hijo) para trabajar, viajar, estudiar, casarse u obtener cuidados médicos, según denunció Human Rights Watch (HRW). La organización humanitaria presentó hoy un nuevo informe, titulado 'Menores perpetuas: abusos contra los Derechos Humanos procedentes de las tutelas legales masculinas y de la segregación sexual en Arabia Saudí', sobre los efectos de estas políticas discriminatorias, elaborado mediante entrevistas a más de cien mujeres saudíes.

"El Gobierno saudí sacrifica los Derechos Humanos básicos para mantener el control de los hombres sobre las mujeres", declaró la investigadora sobre derechos de las mujeres en Oriente Próximo de Human Rights Watch, Farida Deif. "Las mujeres saudíes no conseguirán progresar mientras el Gobierno no ponga fin a los abusos procedentes de estas políticas erróneas", añadió.

Según HRW, las autoridades "tratan a las mujeres adultas como menores de edad legales, sin autoridad sobre sus vidas y sobre su bienestar", e incluso les niegan el derecho a tomar decisiones "triviales" sobre sus hijos. "Las mujeres no pueden abrir cuentas bancarias para los hijos, matricularlos en el colegio, conseguir las fichas escolares o viajar con sus hijos sin el permiso, por escrito, del padre", aseguró la organización.

Las mujeres saudíes no pueden acceder a agencias gubernamentales que no tengan secciones femeninas sin el permiso de un hombre, ya que sólo pueden entrar en oficinas exclusivas para mujeres a cargo de empleadas. Aparte, las estudiantes suelen estar relegadas en centros que practican la desigualdad y que las discriminan desde un punto de vista académico.

Según HRW, la tutela legal también agrava la violencia que sufren las mujeres en el seno familiar, que en estas circunstancias apenas pueden acceder a la justicia o conseguir protección ante posibles violaciones. Trabajadores sociales, médicos y abogados explicaron a Human Rights Watch que es casi imposible que se retire una tutela legal incluso en los casos de abusos contra las mujeres.

Algunos funcionarios exigen la tutela masculina incluso en los casos en que no es legalmente obligatoria, según el informe. Es el caso de algunos hospitales, que requieren el permiso de un tutor para ingresar a una mujer, para dispensar cuidados médicos a ella o a sus hijos o incluso para darla de alta, a pesar de que las leyes nacionales establecen lo contrario.

Otro caso similar se da en los desplazamientos. A pesar de una decisión del Ministerio del Interior de permitir a las mujeres mayores de 45 años viajar sin permiso, los responsables de los aeropuertos siguen exigiendo el permiso por escrito de su tutor legal para dejarlas emprender el viaje.

ACCESO A LA JUSTICIA

El acceso de las mujeres a la justicia también sufre fuertes limitaciones, según el informe. Las mujeres se enfrentan a muchos problemas para presentar una denuncia o incluso para comparecer ante un tribunal si no cuentan con el permiso masculino. Las mujeres están obligadas a comparecer con el rostro totalmente cubierto y deben estar acompañadas por un hombre de su familia que certifique su identidad.

Aparte, las leyes de Arabia Saudí no establecen ninguna edad penal mínima para las niñas. "Es increíble que el Gobierno saudí niegue a las mujeres adultas el derecho a tomar decisiones por sí mismas mientras mantiene su responsabilidad penal por acciones cometidas durante su pubertad", afirmó Deif. "Para las mujeres saudíes, alcanzar la edad adulta no conlleva derechos, sólo responsabilidades", añadió.

Según el informe, el Gobierno saudí no ha cumplido su compromiso de garantizar a las mujeres y las niñas su derecho a la educación, al empleo, a la libertad de movimientos, a la salud y a la igualdad ante el matrimonio. Con su forma de actuar, "el Gobierno saudí ignora no sólo el Derecho Internacional, sino incluso elementos de la tradición legal islámica que apoyan la igualdad y la plena capacidad legal de las mujeres", aseveró la organización.