" />
Published On: Mar, Ago 4th, 2015

Turismo científico: experiencias y conocimiento en una misma visita

La época estival resulta propicia para los viajes y las visitas. Cerca o lejos, el turista busca experiencias alejadas de su rutina. Y esas actividades turísticas se han convertido en el mayor motor económico de Andalucía, con 24 millones de turistas recibidos en 2014. En este sentido, el destino es líder en turismo nacional y una de las primeras regiones en llegadas internacionales, según datos de la Junta de Andalucía. Si a este potencial turístico se une al de la divulgación científica, donde la región cuenta con una red consolidada de instituciones comprometidas con la difusión de su conocimiento, que encabeza la Fundación Descubre, el tándem resulta claro.

Actualmente se impone un nuevo turismo basado en la calidad, innovación y sostenibilidad. Andalucía está ya segmentando y diferenciando su oferta, al tiempo que defiende que el nuevo turista demanda vivir experiencias y emociones que merezca la pena recordar.

Visita por el Jardín Botánico de Málaga

Paseo botánico-matemático por el Jardín Botánico de Málaga

En esta línea del turismo de experiencias, se enmarca el de carácter científico. Apoyado por profesionales que son expertos en su área, el protagonista no sólo visita los lugares, sino que adquiere conocimiento. De esta forma, puede ver una lluvia de estrellas, participar en un paseo botánico viendo más que especies vegetales en su camino o visitar un museo, pero desde la perspectiva científica y con la garantía de profesionales muy cualificados.

Andalucía cuenta con inmejorables cualidades para este turismo. Por un lado, un público interesado y formado, que ya participa en actividades consolidadas de divulgación, como la Noche de los investigadores o la Semana de la Ciencia. Por otro lado, una masa crítica de divulgadores comprometidos con sacar la ciencia de sus entornos habituales y llevarla allí donde la sociedad la demande. Para completar el trío, unas infraestructuras, no sólo materiales, sino inmateriales, que encuadran a estos actores.

Se trata del mejor cielo de Europa, enclaves como la Sierra de los Filabres, Sierra Nevada o Cazorla, Segura y Las Villas, Doñana o Río Tinto. Localizaciones todas con valor científico y turístico, desde el punto de vista ambiental, astronómico, geológico, ornitológico e incluso matemático (¿quién no se rinde a la belleza de esas imágenes fractales de Doñana de la premiada película La Isla Mínima?).

Además, las posibilidades se amplían en nuestras ciudades, donde ya se ofrecen  paseos matemáticos, expediciones nocturnas muestreando lepidópteros, excursiones geológicas o rutas arqueológicas.

Las actividades del centro de ciencia Principia, en Málaga, una de las citas para amantes del turismo científico

Las actividades del centro de ciencia Principia, en Málaga, una de las citas para amantes del turismo científico

Junto a los enclaves, las instituciones y museos que son cita obligada para los visitas científicas: el Parque de las Ciencias de Granada, la Casa de la Ciencia de Sevilla, el Real Instituto y Observatorio de San Fernando (Cádiz), el Observatorio de Calar Alto y la Plataforma Solar en Almería, el Centro Principia en Málaga o los jardines botánicos de las capitales cordobesa y malagueña.

 

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>