Published On: Sab, Dic 19th, 2015

Star Wars, El despertar de la franquicia

Este artículo es un ejercicio de funambulismo entre una crítica de cine y un post de un fan en el que se quieren dar las impresiones después de haber visto la película PERO sin contar nada que pueda quitar un ápice de encanto a quienes todavía no la han visto.

La séptima película de la saga de La Guerra de la Galaxias cumple perfectamente con su papel de reinicio de la maquinaria económica que puso en marcha George Lucas. De entrada, ya han desaparecido del arranque las fanfarrias de la Twenty Century Fox porque Lucasfilms y todo su contenido han pasado a manos de Disney; después, viendo la cantidad de entradas vendidas y la gente que había en los cines, el negocio está asegurado.

Después de ver la película, El desperta de la Fuerza, se pueden apreciar, como en todo, aspectos postivos y negativos.

El despertar de La Fuerza

El reverso tenebroso de la película

La película arranca en un escenario parecido al del Episodio IV y el espectador se queda preguntando “¿y cómo ha pasado todo esto? ¿cómo han llegado hasta ahí?”. Parece que hiciese falta un Episodio 6,5 que explicase la nueva situación política y bélica. También al igual que en el Episodio IV hay una estrella de la muerte a la que buscar un punto débil y ya van tres. Por muy tontos que fuesen los ingenieros del Lado Oscuro ¿de verdad que no se dan cuenta de que en sus máquinas definitivas no hay que poner un botón de autodestrucción que puedan pulsar los buenos o un generador que explote con cuatro disparos?

Lo peor de la película es el malo malísimo. Si en los episodios IV, V y VI el Emperador es un ser humano absolutamente pervertido por el Reverso Tenebroso, en esta ocasión nos encontramos ante un personaje nulamente explicado: está ahí de esa forma y tú te lo tienes que creer.

La Fuerza

La realización técnica en sí es espectacular y se nota el poderío económico en la cantidad de extras, en los decorados reales, en las batallas con X-Wing realmente impresionantes y en lo “real” que parece todo.

Los nuevos personajes (salvo el malo más malo de todos) están bien y tienen su razón de ser en la historia y los viejos encajan perfectamente en la saga. Los fans verán caras y tramas perfectamente reconocibles y lo verán todo con cierta lógica. Hay que ser muy fan para aceptar que R2D2 pueda circular fuera de suelos pavimentados pero nos hemos acostumbrado a verlo en bosques, desfiladeros rocosos y montañas con toda naturalidad y, como eso, hay muchas historias y circunstancias sólo admisibles para quienes vayan previamente aleccionados.

La historia, en general, se entiende dentro de la Saga. Es una mala película para empezar a conocer Star Wars aunque a estas alturas del siglo XXI es de suponer que muy pocas personas del “mundo consumidor” no han oído hablar de este estreno y de todas las películas en su conjunto. Por otra parte, el final deja un montón de puertas abiertas dentro de la historia para continuar con los siguientes episodios cuyas historias, al parecer, ya están medio hilvanadas.

En resumen

¿Vale la pena ir a verla? Por supuesto; es como si la Selección Española de fútbol juega en tu ciudad y no vas al partido. No pasa nada si no vas, pero dentro de un montón de años no podrás decir “Yo estuve en el estreno”.

Y yo sí. 🙂



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>