" />
Published On: Jue, Sep 23rd, 2004

Guerra y paz

El mundo se encuentra en medio de una tormenta que parece no tener fin. El odio está a la orden del día. Desde los conflictos internacionales hasta las riñas entre mis vecinos de comunidad, todo está conmocionado. Leo las noticias de la semana. Irak se revuelve en el odio. Los americanos atacan. Los irakíes secuestran. Explotan bombas por doquier. Israel acosa a Palestina. Palestina a Israel. Se dice que Corea prepara armas nucleares, y Estados Unidos no ve la hora de cercar más países petroleros. Africa es otro campo de batalla. En su casa, Bush y Kerry se cortan en trocitos el uno al otro. En nuestra casa, el PP le arranca la piel al PSOE sin miramientos, y todas las comunidades riñen acerca de quién tiene el primer puesto para ser más país que su propio país.

Pero en medio de tanta desazón, se pueden encontrar remansos que surgen, tímidos y esperanzadores como arroyos en un desierto. En medio de este remolino de ira, resentimientos, acusaciones y reproches, hay algunas personas que aún creen, que aún luchan, que aún muestran que la unión y la paz son el único camino… y que son posibles.

En el Forum Barcelona 2004 se ha realizado una experiencia alentadora: el Campo de la Paz, un proyecto que ha permitido la convivencia de niños israelíes, palestinos e irakíes durante varios días y que ha permitido a los pequeños probar que la convivencia en amistad no es un mito, a pesar de las diferencias políticas e ideológicas que enfrentan a sus pueblos. No es la única propuesta al respecto: recordemos que desde hace años funciona la Universidad de Oriente Medio que, acogida por varios países, entre ellos España, recibe a estudiantes de Israel, Palestina y norte de Africa, fomentando la comunicación y las buenas relaciones a través de la cultura y el diálogo. Debemos recordar también la iniciativa del escritor palestino Edward Said y el director de orquesta judío Daniel Baremboim, creadores de los talleres de la orquesta West Eastern Divan, donde jóvenes de Oriente próximo comparten un aprendizaje y experimentan la unión a través del trabajo en común.

Éstos son los ejemplos más conocidos, aunque sin duda habrá por allí más gente que crea en el ser humano por sobre todas las disputas, soportando las críticas de esos pescadores que sacan ganancias del río revuelto. Por eso me emociona el discurso que el Presidente Rodríguez Zapatero pronunció ante la ONU el 21 de septiembre, en el que defiende la paz y la alianza entre civilizaciones. Porque siento que, enfrentándose a los que prefieren enredarse en la matanza y la destrucción, él sostiene que la unión, la comprensión y la convivencia pueden darnos un mundo indiscutiblemente mejor. Al menos, si lo tachan de soñador, sabrá que no es el único. Y nosotros sabemos que a veces, los sueños pueden hacerse realidad.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>