" />
Published On: Mar, Sep 28th, 2004

Estados Desunidos

Una insistente brote de egoísmo infantil parece aquejar a nuestra vieja Europa. Como las olas del mar, crece, estalla, merma y vuelve a crecer. Como cuando, siendo niños, aprendemos el significado de la palabra “mío” y comenzamos a aferrarnos a “nuestros” juguetes, cuidándonos mucho de prestárselos al hermanito o al amiguito. No importa que se vuelva aburrido no jugar con nadie: el poder de marcar lo “mío” es más fuerte que toda perspectiva de diversión que pudiera obtenerse al compartir.
comunidad nos permitirá seguir avanzando. Creo que no deberíamos perder de vista esta idea. Según muestra el rumbo que toman las cosas, el aislamiento, el individualismo exagerado, el egoísmo mal enfocado, sólo pueden llevar a nuestra sociedad a una ruptura con graves consecuencias. Aquel viejo refrán que dice “la unión hace la fuerza” no es una simple frase hecha. Es una enseñanza que, no por despreciada durante siglos, es menos valiosa. Si pudiéramos poner en práctica el término colaboración, si en vez de buscarnos las diferencias fanáticamente asumiéramos por fin nuestra condición básica de humanos, empezaríamos a lucir menos ridículos.

Sin embargo, más y más niños-grandes aprenden la palabra “mío” y se encaprichan de no prestar sus juguetes, de poner límites a sus territorios cada vez más pequeños y más apartados, aunque el resultado final sea una soledad que conduce al perpetuo aburrimiento.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>