" />
Published On: Jue, Oct 7th, 2004

Adiós a las armas

Charles Duelfer, inspector de armas de EE.UU. para Irak, acaba de confirmar lo que se sospechaba desde hace tiempo: Irak no tenía armas de destrucción masiva desde 1991 y no contaba con ningún programa de armas químicas, biológicas y/o nucleares durante la invasión estadounidense en marzo del 2003. Señor Bush, señores aliados: ¿Cómo váis a responder de esta inmensa masacre?

Bush reitera que Hussein “pudo” entregar armas de destrucción masiva a terroristas. La CIA, en un repentino brote de honestidad, revela que no había conexión alguna entre Sadam y Al Zarqaui, “el hombre” de la organización terrorista AlQaeda. El ministro británico de asuntos exteriores opina que Sadam era “peor de lo que se pensaba”, y que “si hubiera seguido en el poder, habría fabricado armas de destrucción masiva”. Si el señor Straw “hubiera” nacido en China, posiblemente tuviera ojos rasgados. Si yo “hubiera” nacido en Rusia, a lo mejor sería bailarina del Bolshoi. ¿Acaso, señor ministro, tiene usted la bola de cristal, o es el oráculo de Delfos? Si sabe lo que “hubiera” pasado, ¿cómo no advirtió que, de no entrar en la guerra, se “hubieran” evitado cientos de miles de muertes y la destrucción de un país, amén de la vergúenza internacional? ¿Qué dice usted a esto, señor Aznar? ¿Seguirá sosteniendo que hizo lo correcto? ¿De no poder ocultar la verdad, “hubiera” actuado de otro modo?

Los prosélitos del imperio americano siguen insistiendo, de manera cada vez más infantil, en que su presidente invadió Irak por razones justas, para proteger a la humanidad (humanidad que, por cierto, no le pedía ser protegida) contra el salvaje dictador Hussein. Pero con igual o peor salvajismo han faenado a una nación entera. No sé cómo pueden aguantar la visión de tantos hombres, mujeres y niños muertos, mutilados, desesperados. ¿O es que tal vez no se les permite ver esas imágenes para no herir sus sensibilidades?

Hoy el Departamento de Estado americano reiteró que Sadam Hussein era una “amenaza intolerable” para los EE.UU. y para el mundo. ¿Por qué? ¿Por que pensaba, como un nuevo Fúhrer, apoderarse del mundo, o porque no quería malvender su petróleo a las potencias de occidente? Los Estados Unidos están demostrando que para ellos, una “amenaza intolerable” es todo lo que se interpone en su camino hacia el control absoluto.

David Frum, viejo amigo y asesor del joven Bush, dice que ahora algunos líderes de Europa están usando el antiamericanismo como “emoción poderosa” para dar “cohesión” a la Unión Europea. Sospecho a qué líderes se refiere. Y digo “enhorabuena”. A ver si de una vez por todas algunos se unen para dejar de satisfacer los caprichos caros, muy caros, del Tío Sam.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>