" />
Published On: Dom, Oct 10th, 2004

El fin y los medios

¿Cuándo fue, acaso allá por Watergate, que se dio en llamar a los medios de comunicación masiva “el cuarto poder”? Ésos fueron días de gloria. Los días en que un medio informativo podía sacar al sol los trapos sucios de unos individuos sin ser visto, por ello, como aliado de los otros. Aquellos tiempos suenan lejanos, por cierto. Hoy nos preguntamos, incrédulos, si los medios constituyen de algún modo un poder independiente, o si alguna vez lo serán.

Un catedrático de Sociología de la Complutense nos desengaña sobre el tema, asegurando que, para los medios, eso de cuarto poder es una ilusión, ya que sin duda dependen fuertemente de los otros tres. Añade, para mayor desilusión de los usuarios, que los medios ni son “de comunicación”, ya que para haber comunicación debería existir interacción con el público, ni son “masivos”, puesto que para ello requerirían una participación universal, lo cual no es posible para la radio, la TV ni los periódicos.

El término “poder”, sin embargo, es verdaderamente descriptivo de los medios, aunque deberíamos puntualizar que se trata del “poder de otros”. Observamos que, para el ciudadano común y corriente, lo que dicen los periódicos es verdad certificada y lo que no aparece en la tele, no existe. Pero, si nos ponemos a comparar las “verdades” que sostienen los distintos periódicos, nos asombramos al ver que son unas cuantas, bastante diferentes entre sí, y cada una de ellas con el olorcillo inconfundible del sectarismo político. Si tomáramos conciencia de la realidad que se nos muestra por radio y TV, empezaríamos a dudar de que exista algo llamado “realidad”.

Aceptemos que la objetividad total es imposible. Como humanos, todos estamos sujetos a nuestras opiniones y preferencias. Pero a un sector como el de los medios cabe pedirle un poco de imparcialidad. Por respeto a un público que todavía quiere confiar en ellos como fuente de información y cultura (¡ay…!), sería bonito que los “mass media” se quitaran los distintivos partidistas y se animaran a decir lo que hay que decir. Claro que, mientras lo que hay que decir les sea dictado por uno u otro bando, nuestra esperanza de saber qué pasa en el mundo se va desvaneciendo minuto a minuto.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>