" />
Published On: Vie, Feb 4th, 2005

La risa sardónica

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acaba de decir que “España es algo serio”. Estamos de acuerdo. Pero entonces, ¿a qué se debe la risa permanente instalada en la cara de Ángel Acebes cada vez que hay un encuentro político de envergadura?

Los que hemos visto la transmisión del debate por el Plan Ibarretche en el Congreso habremos podido observar este fenómeno. Cada vez que las cámaras posaban su ojo en el rostro del señor Acebes, éste parecía haberse quedado paralítico en una risita inexplicable. Tengamos en cuenta que se estaba debatiendo un tema de profundo interés para toda España, esta España que para el señor Rajoy “es algo serio”. Sin embargo, pareciera que para su compañero de partido todo es cuestión de risa.

Muy similar fue su actitud durante la comparecencia de Aznar ante la Comisión de Investigación del 11-M, otra circunstancia terrible que no podía despertar la hilaridad de nadie, y en la que sin embargo Acebes, aquí estruendosamente coreado por Zaplana y unos cuantos copartidarios más, festejaba con risotadas las patéticas respuestas del ex- presidente, como si se trataran de las mejores ocurrencias del Ingenioso Hidalgo. No fue distinta su actitud cuando se llamó a comparecer al Presidente Zapatero. Acebes reía. Reía hasta dar lástima.

La reacción que podría esperarse de un político de primera línea como cree ser Ángel Acebes no se corresponde con la que exhibe ante la opinión pública. Un político que ha sido Ministro del Interior, hoy secretario general del PP (el partido que se precia de hacer las cosas bien en el país), hace un triste papel riendo como el chulo del barrio cada vez que el Presidente de Gobierno toma la palabra. Un verdadero político debe ser capaz de conducirse con el decoro que corresponde a su cargo. Debe fomentar el diálogo y aportar soluciones en vez de fomentar la risa barata y la bronca callejera.

¿De qué se ríe el señor Acebes? ¿Está feliz porque su nombre ha sido coreado por grupejos fascistas en una manifestación que defendía a las víctimas del terrorismo? ¿Le causa gracia su labor ministerial en el pasado? ¿En las sesiones del Parlamento se dedica a leer revistas de chistes? ¿O acaso ve como un chiste el destino de España?

Hay un término que define el gesto de Acebes: “risa sardónica”. Figurativamente, alude a una risa afectada, mordaz. Sin embargo, el término originariamente define al espasmo muscular que causa el envenenamiento por ingesta de cierta planta. Un síntoma de dicho envenenamiento, de resultado fatal, es la contracción de los músculos faciales que resulta en una expresión de falsa risa. Otras afecciones, como el tétanos, suelen producir también estos síntomas.

Considerando las posibilidades, preferiría creer que el señor Acebes es víctima de una enfermedad y desearle una pronta recuperación, a pensar que todo el tiempo se ríe de su país. “España es algo serio”, ha dicho Rajoy. Parece que Acebes no comparte su punto de vista.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>