" />
Published On: Jue, Feb 10th, 2005

Demasiado tarde para lágrimas

Estoy harta de hablar otra vez de lo mismo. Estamos todos cansados de hablar de lo mismo, una y otra vez. Sin embargo, parece que no podemos desprendernos de esta eterna cantilena que nos tiene el corazón oprimido y fatigado. ETA ya no es original. Sus sorpresas ya no causan sorpresa aunque no dejen de causar dolor. Lo que me vuelvo a plantear es a quién le producen beneficio.

Esta horda ridícula de matones a sueldo hizo estallar ayer treinta kilogramos de explosivos detrás del Palacio Municipal de Congresos de Madrid, a la entrada del Campo de las Naciones. Tal vez querían mostrarle al Presidente de México, invitado especial a la Muestra de Arte Contemporáneo que se celebra en dicho recinto, qué bien se les dan los fuegos de artificio.

Por fortuna no hubo muertos que lamentar, aunque sí muchos heridos, física y psicológicamente. Muchos de ellos, empleados de empresas cuyos edificios están a pocos metros del Palacio de Congresos, entraban a su trabajo a esa hora de la mañana. Trabajadores, hombres y mujeres como usted y yo, gente en cuyas manos no están las soluciones políticas del país, personas que se ganan el pan y quieren vivir tranquilas: ellos son los objetivos de este escuadrón de valientes.

Sigo sin comprender, y juro que por momentos me rompo la cabeza tratando de dilucidar dónde está la conveniencia de estos actos. Si había una luz de esperanza para que el País Vasco intentara dialogar con el Gobierno Central, ya se ha apagado. Si existía una mínima posibilidad de llegar a conversaciones por la paz, ya se ha perdido. Si Euskadi aún albergaba alguna intención de deshacerse del resto de España por las buenas, debería sepultarla. Todas las puertas que pudieran haberse entreabierto se han vuelto a cerrar. ETA ha echado por tierra cualquier atisbo de triunfo de aquella ideología que dice defender. Ha cavado su propia tumba y la de sus territorios.

Otra vez me pregunto, ¿a quién le sirve ésto? ¿A los vascos? No parece. ¿Hay alguien que se esté haciendo publicidad favorable mediante estos actos? Habría que pensarlo por un rato antes de contestarse nada. A alguien tiene que resultarle útil esta versión del averno repetida hasta el no va más. No puedo creer que tanto gasto en cloratita esté destinado a la mera diversión de unos psicópatas.

La respuesta queda muy lejos de nosotros, aunque en algún sitio esté. Mientras tanto, seguimos aguantando el perverso jueguito de unos nenes de papi a quienes hacer daño les causa un placer enfermizo. Algún día abrirán los ojos y se darán cuenta de que su estúpido camino no los habrá llevado a ninguna parte. Ese día será demasiado tarde para lágrimas.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>