" />
Published On: Vie, Feb 18th, 2005

El día después de mañana

En el momento en que escribo estas líneas faltan menos de cuarenta y ocho horas para que las urnas de España se abran al tan anunciado referéndum sobre la Constitución Europea. Al borde ya de una ocasión tan significativa para todos, ¿cuántos de nosotros hemos asumido la importancia de esta consulta popular?. ¿En qué basaremos nuestra decisión los que nos presentemos a votar?

La campaña informativa sobre la Carta Magna para Europa ha resultado en nuestro país, como cada evento que moviliza decisiones políticas, una mera arma de fuego con la los partidos que se disparan unos a otros. El PP, con gesto mesiánico, viene a salvarnos de los errores del PSOE, que no sabe organizar una campaña, y nos apremia a decir “sí”… porque sí. El PSOE, por artículo de fe, nos insta al “sí” igualmente mientras nos invita una Referendum Plus en la Puerta del Sol a fin de energizarnos para la jornada electoral. El resto de los partidos del confundido territorio español se arrojan por las cabezas las piedras del sí y del no alegando las más diversas razones: que España le debe mucho a Europa, que la Constitución es machista, que garantiza un avance para todos los países miembros, que es feminista, que asegura la defensa de los derechos humanos, que no respeta los derechos humanos, que asegura el progreso económico, que es un instrumento del capitalismo…

Ahora bien, ¿Cuánta información verdadera hemos recibido hasta ahora? En todas las comunidades se han organizado cantidad de reuniones informativas, aunque no tengo bien claro si en efecto han sido jornadas de información o de simple opinión. Se han distribuido millones de copias del Tratado con los periódicos, pero hay políticos que han puesto el grito en el cielo alertando que el ejemplar entregado es apenas un texto resumido y no contiene los artículos verdaderamente polémicos. El texto íntegro se puede conseguir por Internet, donde también existe un foro de consultas para que tratemos de despejar nuestras dudas. ¿Cuántas visitas ha recibido la página www.europa2005.net?

A los españoles nos resulta muy difícil deshacernos de la parcialidad, ser concretos, ser objetivos. Pero algo aún peor: a veces somos muy ingenuos. No sólo nos pierde el vicio de convencer a los demás de nuestras ideas: llegamos a creer con facilidad lo que otros digan, si esos otros nos parecen importantes, influyentes, guapos, suficientemente gritones o llenos de talante. Y si hacemos examen de conciencia, reconoceremos que, además, somos algo comodones. Nos da pereza ponernos a leer ese fárrago de legalismos poco comprensibles, entonces optamos por confiar en la opinión del vecino.

Creo que no nos hemos percatado de que se están forjando los moldes para una futura Europa. Una Europa que nos incluye y cuyo perfil de ahora en adelante marcará nuestro trayecto cambiando, tal vez, unos cuantos aspectos de nuestra vida. No podemos ser indiferentes a los acontecimientos, especialmente porque en ellos se juegan muchas cosas que nos importan. Si no participamos en las decisiones, no protestemos cuando no nos gusten los resultados. Debemos ganarnos el derecho a réplica. Sacudámonos la modorra y vayamos a las urnas el domingo. Para decir sí, para decir no o para votar en blanco, pero que la decisión expresada en ese momento sea producto de nuestra convicción, de nuestro pensamiento, del trabajo que hemos realizado para enterarnos de lo que pasa, no del consejo del cuñado o de la señora del quinto “A”. Hagámonos responsables de nuestras opciones. O el día después de mañana será solamente un triunfo para los extraños.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>