" />
Published On: Mie, Mar 2nd, 2005

Veo… ¿veo?

Por fin una de las mayores fantasías de nuestra vida se hace realidad. El invento que soñábamos con poseer cuando éramos niños, aquel que nos salvaría de la paliza merecida por una travesura, el que nos permitiría librarnos de dar la lección en el cole y el instituto, el que nos dejaría espiar despreocupadamente a la chica o al chico de nuestros sueños, ese descubrimiento que nos haría accesibles los secretos de toda la vecindad, ahora existe. Científicos de la Universidad de Roma Tres y la Universidad de Pennsylvania acaban de crear un dispositivo que hace invisibles los objetos.

La revolucionaria técnica consiste en impedir que los cuerpos reflejen la luz recibida. Como es la reflexión la que hace visible todo lo que percibe el ojo, el bloqueo de la misma causa un efecto “camuflaje” que no permite ver los objetos escogidos. Por ahora el descubrimiento es aplicable sólo a objetos pequeños dada la dificultad que implica bloquear completamente la reflexión lumínica, pero pronto las estructuras serán aplicables a elementos de todo tamaño.

Sin tener en cuenta los destinos macabros que seguramente se le darán al extraordinario invento, sin pensar en las consecuencias que su uso en la industria bélica o el espionaje pueden acarrear, imaginemos en cambio las enormes ventajas que que nos proporcionaría este artefacto. Esquivaríamos las visitas de nuestra suegra sin necesidad de pirarnos al bar de la esquina; podríamos librarnos de los acreedores hasta que se recuperaran nuestras finanzas; nos esfumaríamos a tiempo cuando asomara por la acera aquel ex-amigo a quien juramos no ver nunca más; sabríamos qué tal es en realidad el gamberro o la mosquita muerta que se han puesto de novios con nuestros hijos; pospondríamos la reprimenda del jefe a la espera de que se le pasara el cabreo… En suma, ganaríamos tiempo, conocimiento, seguridad y tranquilidad. Aunque es verdad que nos veríamos tentados a eludir más de una responsabilidad social, ciertamente disminuiríamos el estrés. Casi un avance de la medicina.

Los rumores indican que ya se han encargado millones de estos aparatos. Se dice que, entre otros, la Generalitat de Catalunya es uno de los mayores interesados en la compra. Es que después del papelón originado por el derrumbe del Carmel, ya son varias las autoridades del gobierno local que están pensando seriamente en desaparecer por largo, largo tiempo.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>