" />
Published On: Mar, Abr 12th, 2005

Tramposos.net

Igual que en la guerra y el amor, cuando de obtener dinero se trata parece que todo vale. Hace poco hablábamos del modernísimo robo de identidad, mediante el cual los cacos de la red se apropian de datos financieros que les permiten acceder a cuentas bancarias de particulares y empresas, vaciando sus cuentas bancarias. Éste es el boom en los Estados Unidos, pero ya está afianzándose en nuestras tierras, donde además aún nos desvalijan las mafias que manipulan cajeros automáticos colocando unos aparatitos que copian nuestro número de tarjeta de crédito. E igualmente siguen triunfando métodos ancestrales pero no menos efectivos como el “cuento del tío”.

Pero el último grito en la obtención de dinero fácil es mucho más refinado. Los expertos en esta última técnica no arriesgan el trasero robando datos ni practicando operaciones quirúrgicas en las máquinas bancarias. La nueva corriente de chupadores de dinero ajeno apela a lo que podríamos denominar “chantaje emocional” a través de Internet. Aparentemente es otra ingeniosa creación americana. La técnica consiste en crear una página web donde se amenaza con asesinar a un tierno animalito a menos que los visitantes remitan dinero a su dueño. Éste es el caso de Savetoby.com, donde aparecen fotos de un tierno conejito (Toby) acompañadas por una tétrica advertencia de su propietario: si no recibe 50.000 dólares antes del 30 de junio, se comerá al pobre Toby guisado en salsa de vino.

Según dicen los rumores, el creador de la web ha recaudado ya casi 20.000 dólares de los bolsillos más sensibles del mundo. Habrá que ver si esa cifra es real, pero resulta creíble que bastantes incautos hayan picado y con tal de no ver llorar a los rosados ojos del animalito, se hayan desprendido de unos cuantos maravedíes de su haber. No me extrañaría, sin embargo, que más de uno de los desprendidos amantes del reino animal tuviera en su congelador un conejo marinado para la cena del día. No vamos a pensar que todos los que ayudan a Toby son vegetarianos. Pero hasta los asesinos seriales aman a sus mascotas. A pocos les importa ver una liebre descuartizada en la carnicería, pero la foto de un hociquillo travieso y una mirada conejuna pueden conmover hasta al más desalmado.

Convengamos en que la táctica es astuta. Aunque la extorsión emotiva es vieja como el mundo (el mendigo del pueblo la ha aplicado con maestría durante milenios), sigue funcionando. Más aún cuando se la ejerce a través de un medio de arrasadora masividad como Internet. Lo interesante del caso es que este mismo procedimiento, vista su efectividad, podría emplearse para alcanzar metas mucho más útiles, e incluso humanitarias. Por ejemplo, se podría crear una página con fotos de familias atontadas ante la pantalla de televisión y una nota diciendo: “O Caffarel elimina de una vez la telebasura o España se convertirá en el país de los zombies”. O bien mostrar un grupo de adolescentes de mirada brillante y sonrisa inteligente, y a su lado un cultivo de amebas, con el siguiente anuncio: “Si no se promulga una ley de educación seria y efectiva, éste será el aspecto de nuestros jóvenes dentro de poco”.

Podríamos pensar en muchos otros sitios por el estilo, y quizás alguno de ellos serviría de algo. Como se dice comúnmente, una imagen vale por mil palabras, y parece que sólo lo que se puede ver logra conmover. El ejemplo del conejito Toby basta para comprobarlo. Claro que en este caso, después de remirar la página con mucho cuidado, se puede leer en letras pequeñísimas que lo de matar al conejo es una broma, y que el dinero aportado por los voluntarios se destinará a mantener la página web. Adecuada prevención para evitar demandas. Si algún bienintencionado decide utilizar el método para mejorar el mundo, cuídese muy bien de poner tales advertencias en letra microscópica. Antes de que alguien llegue a leerlas, a lo mejor habremos logrado algo bueno.

Inés Álvarez



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>