" />
Published On: Dom, Abr 1st, 2007

Polémica sobre arte

Hace un par de semanas leía sobre la polémica suscitada por diputados
navarros en torno a unas fotografías que aparecieron hace unos años en un
catálogo publicado con fondos de la Junta de Extremadura.

Las fotografías en cuestión son parte de la obra de J.A.M. Montoya, un
fotógrafo de Badajoz con un amplio recorrido como creativo, investigador y
docente en el ámbito de la fotografía. Pertenecen a su colección “Sanctorum”
de 1997.

La primera pregunta que me vino a la cabeza fue ¿por qué ahora?, resulta que
hace 10 años que esas fotos fueron tomadas y es ahora cuando ofenden los
sentimientos religiosos, o nos hemos vuelto más beatos y retrógrados o se
esta utilizando dentro de la política de “toma y daca” que se traen el
gobierno y la oposición últimamente.

El siguiente paso fue, por supuesto, ver las fotos, cosa que le habrá
reportado numerosos visitantes a la página del artista, así como una eficaz
forma de divulgación de su obra. Curioso, resulta que es algo que disgusta y
repugna pero se actúa de modo que se le otorga un reconocimiento, una
importancia y una publicidad de la que carecía hace unas semanas.

El caso es que ví las fotos en la televisión, demasiado rápido a mi gusto y
sin conocer los títulos de cada una de las obras por lo que cuando recibí un
correo con las fotos, ya digo que desde hace unas semanas están en todos los
medios, y el enlace a la página del autor no dudé en entrar.

Había pasado unos días dudando sobre qué pensar de las fotos, personalmente
considero insano mostrar respeto reverencial hacia nada y más aún hacia a
Iglesia que parece exigirlo como si fuese legítima merecedora siendo, como
es, una entidad tan divina y/o tan humana como cualquier otra que se
manifiesta en este mundo físico.

En realidad las fotos me parecieron cuando menos impactantes, y en algunos
casos desagradables, pero no dejaba de pensar que una obra artística tiene
casi el deber de impactar y que no me resultaba más desagradable que la
afamada “Mierda de autor” que vi expuesta en el museo Pompidou de París.

De cualquier modo, y dejando de lado la cuestión de si el autor ha buscado
simplemente escandalizar o si su obra es el resultado de un proceso de
desestructuración de la realidad que conocemos para ofrecernos otra
perspectiva, tratemos de centrarnos en lo que apuntábamos al principio, y es
si esta polémica queda enmarcada en la estrategia de descrédito que parece
que va a dirigir la próxima campaña electoral de los dos partidos políticos
más importantes de nuestro país.

Parece que así fuese ya que después de unas semanas las polémicas fotos han
caído en el olvido tras un fallido intento de desprestigiar la, por otro
lado quizás desafortunada, iniciativa cultural que la Junta de Extremadura
llevó a cabo hace algunos años y por la que ya se disculpó en su momento.

Podría decirse que el refrán de “agua pasada no mueve molino” es desconocido
para nuestros políticos. Esperemos que no tengan que arrepentirse del
desconocimiento de la cultura popular, del saber de los ciudadanos que son
quienes, al fin y al cabo, les tienen que votar y que con ese sabio
compendio de cultura popular, o con cualquier otro, se dan cuenta de los
burdos intentos de manipulación de la política y sus políticos.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>