" />
Published On: Jue, Abr 12th, 2007

El faraón Gallardón

Hace más de quince años que el actor norteamericano Danny de Vito en su visita a Madrid comentó lo maravillosa que “será la ciudad cuando encuentren el tesoro”. Bueno, pues a estas alturas seguimos igual, hay madrileños que no conocen la paz y visitantes que tendrán una imagen de una ciudad siempre agujereada.

Sin embargo es posible que esto acabe porque el actual regidor de la villa, el señor Ruiz Gallardón, parece haber encontrado el tesoro. Se trata de un tesoro compuesto de restos arquitectónicos de los Puentes de Toledo y Segovia y de fósiles de rinocerontes, mastodontes y tortugas que ha aparecido al remover Madrid con motivo de las controvertidas obras de la M-30 que traen a los ciudadanos de cabeza.

El proyecto se ha realizado en torno a tres importantes ejes: soterramiento de la avenida de Portugal entre el paseo de Extremadura y la M-30; soterramiento de la M-30 entre el paseo del Marqués de Monistrol y Puente de San Isidro y, por último, soterramiento entre el puente de San Isidro y Nudo Sur. El presupuesto inicial de estas obras era de 1.335 millones de euros. El recurso a los túneles se ha defendido en aras de una mayor seguridad vial, a pesar de la cantidad de accidentes mortales que se producen en los mismos.

Otra de la ventajas del macroproyecto reseñadas una y otra vez es que el rio será de nuevo integrado en la ciudad después de la “herida” que habia supuesto la construcción de la M-30 que había “secuestrado las orillas del Manzanares” convirtiendolo en un elemento ajeno a la ciudad.

Gallardón está realizando de la capital obras de una envergadura faraónica, grandiosas obras de remodelación de la ciudad con las que parece pretender pasar a la historia y que, como en los monumentos de Egipto, han dejado atrás algún que otro trabajador fallecido en su construcción. En esta línea, y aprovechando la proximidad de las elecciones, se ha inaugurado una exposición con todos los restos encontrados en unas obras que han sido de las más controvertidas y han supuesto críticas tanto desde dentro como desde fuera de Madrid debido a que la zona que se ha excavado y removido es, desde hace algunos años, considerada Bien de Interés Cultural. Por este motivo Europa retiró las ayudas previstas para el proyecto de la M-30, tratando de evitar daños en esta zona arqueológica.

Ya en el comienzo de las obras se adelantaba que se habían adelantado y tambien se han hecho deprisa y corriendo, en ocasiones sin los preceptivos informes ambientales, y sin mucho miramiento por el patrimonio cultural que supone el yacimiento y ahora, cercanas las elecciones, se expone todo lo encontrado en una muestra, para mayor gloria del faraón, que acabará ubicada en Alcalá de Henares. A mi la sensación que me queda de esta exposición es que ahora el alcalde pretende mostrar públicamente que esta muy interesado en el patrimonio cultural, cuando hasta hoy ha demostrado que no era esa su prioridad, haciendo acopio de todos los “cachivaches” que se ha ido encontrando a medida que realiza su proyecto personal de embellecimiento de Madrid que seguirá adelante de una forma u otra.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>