" />
Published On: Mie, Nov 7th, 2007

La investigación científica da sus frutos

Hoy se puede leer publicada una noticia referente al hecho de que se ha llevado a cabo el primer transplante de médula ósea y sangre del cordón umbilical, con el fin de tratar la enfermedad conocida con el nombre de “los niños mariposa”.Para quien no la conozca, se trata de una enfermedad hereditaria, no contagiosa y que afecta tanto a la piel como a las membranas mucosas, entiéndase, boca, esófago, etc. En la piel, puede dar lugar a a aparición de ampollas con el más mínimo roce o glope. Éstas, además de ser muy dolorosas, corren el riesgo de infectarse, con el consiguiente riesgo que ello supone. Es evidente, por tanto, que se trata de algo muy serio y que sin duda supone un cambio drástico, no sólo en la vida del enfermo, sino también en la de aquellos que le rodean.

En este caso, el paciente fue un niño de 18 meses de Nueva Jersey y la intervención la llevaron a cabo investigadores de las universidades de Columbia y Minessota.

Gracias a la incesante investigación científica que se realiza, no sólo sobre ésta, sino sobre otras muchas enfermedades, es posible dar esperanzas de vida a dolencias ante las que, hace unos años, no cabía más que esperar el fatal desenlace. Es fundamental que estas investigaciones reciban todo el apoyo y soporte necesario, para que la calidad de vida de los enfermos pueda mejorar con el tiempo.

El trabajo con células madre, ha venido siendo un tema muy controvertido en los últimos años. Hay quienes se oponen al uso de ellas, personas que igual miran desde una perspectiva pasiva y distante y que sólo ven los aspectos más negativos; aspectos que yo, no acierto a adivinar.

Es cierto que mi formación al respecto es muy básica, como la de cualquier ciudadano de a pie, que, de tarde en tarde, escucha una noticia relacionada con este tema, pero creo que no podemos dejar que la moral nuble el sentido común. No hay barreras morales frente a la vida, y cualquier persona tiene derecho a ella en las mismas condiciones que tú y que yo. No se debe ver desde una perspectiva egoísta, ni para hacer uso negligente de estos recursos que la ciencia aporta, ni para oponerse a ellos.

Simplemente pensemos en el dolor de un niño o adulto con una enfermedad de este tipo, para entender que se debe seguir investigando en esa línea, que todo esfuerzo es poco y que si se consigue salvar una vida humana, todo esto se verá recompensado.

Ojalá y este niño salga adelante y sirva de precedente para futuras intervenciones.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>