" />
Published On: Mie, Dic 26th, 2007

Por Osiris y por Apis, miradme bien…

El título lo he elegido de un fragmento de la película de dibujos animados “Las 12 pruebas de Astérix”. Me parecía bastante representativo para ilustrar el hecho de que la futurología y todos estos temas vienen de unos pocos años atrás.

Indudablemente, siempre se han obtenido beneficios de las predicciones futuras y más por parte del que las hacía, evidentemente. Hoy día esto no ha ido a menos, más bien se ha convertido en un negocio donde el único beneficiario es el propio futurólogo. Y es que desde los orígenes de la vida, el ser humano ha necesitado creer en algo o sentirse arropado por alguien, y no me refiero a alguien material. Ese lugar lo venía ocupando la religión, con el concepto de la fe, pero en los tiempos que corren está claro que, al menos la iglesia, no pasa por su mejor momento.

Claro está, si dudo que haya un Dios que me lleve de la manita, como es evidente que algo debe haber… sí, debe ser que mi futuro está escrito. Y ahí es donde los grandes manejadores de cartas, piedras, velas, aromas e incluso chapas de la cerveza, hacen su agosto.

A partir de estas fechas encontraremos en uno de cada dos canales de televisión a un ser (hombre o mujer), de aspecto filosófico, lleno de colgantes, pulseras y anillos, con ropa más bien anchita (que no siempre está ajustada a su constitución física) y, en un 76,43% de los casos, con el pelo teñido de algún color que pensábamos que no existía, hablando del futuro 2008 para cada signo zodiacal.

Ahora sólo queda dejar el potaje de habichuelas en manos del destino mientras espero que pasen todas las predicciones de todos los signos hasta que llegue el mío. Así podré escuchar con atención lo que me espera este año. Cuando acaba, caigo en la cuenta de que nadie me dijo que se me pegarían las habichuelas…

Parece que el hombre, así como la mujer, es incapaz de asumir que es responsable de sus actos, que cada acción tiene un efecto y que eso no se llama futuro, ni eso está escrito, ni ha pasado porque era mi destino. Como mucho creamos en la suerte, en las coincidencias y paremos de contar.

Si dicen que Saturno se coloca en la órbita de Marte y coincide con la constelación de Andrómeda en el alfa menor, creando una influencia retrospectiva en Piscis, y esa semana me da cólico, no es razonable esperar a que Saturno salga de la órbita para que se me pase el malestar. Un poquito de agua con limón y verás cómo los astros quedan alineados de mejor manera.

Con todo esto quiero decir, que, aparte de que las predicciones suelen ser lo suficientemente generales como para no decir nada, el año que viene te irá bien o mal dependiendo de lo bien o mal que tú lo hagas. Que es más que probable que ése que has visto en la tele haciendo balance sobre el próximo año para tu signo, tenga el mismo don que tienes tú para ver el futuro.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>