Published On: Lun, Nov 12th, 2012

Éxito de Roy Hargrove en el Festival de Jazz de Granada

Roy Hargrove representa una generación de músicos impregnados de música de raíz, preocupados por innovar sobre la base del respeto a la tradición y sus orígenes. Jazz contemporáneo, soul orgánico (y rap en proyecto RH Factor), es decir buena parte de la historia de la música afroamericana. Hargrove se presentó en el Festival de Jazz de Granada el último día de la primera tanda de conciertos de la edición de este año, y consiguió un éxito absoluto, con el público aplaudiendo varios minutos para forzar un último bis.

El que fuera un niño prodigio que con nueve años ya daba conciertos se ha rodeado de una espectacular quinteto que domina todos los lenguajes del jazz y al rededores, y si en anteriores ocasiones, por ejemplo en Jazz en la Costa, consiguió casi convertir el Parque del Majuelo en una pista de baile funk, en este caso ha optado por una más mesurada, y global, puesta en escena. De entrada el clasicismo ortodoxo de su salida llamó la atención por contraste, si bien en la segunda pieza entraron directamente en un vertiginoso hardbop ya más acorde con lo esperado.

Hargrove es una gran trompetista en ocasiones también muy discutido . Sus cualidades técnicas se acercan a las de primeros espadas como Marsalis, su tutor (con notables influencias Freddie Hubbard y Clifford Brown),  y como él ha optado por un concepto total de la tradición de la música negra, con numerosos nutrientes, que en el caso del tejano oscila entre el asequible mainstream y la contemporaneidad más rabiosa.

Recién salido de una experiencia con Big Band, no faltaron dos temas cantados ‘Never let me go’ y ‘September in the rain’ para sacar su versión más crooner, aunque la etiqueta incluya botas de rapero. El concierto estaba pensado y realizado para agradar, e incluso a los sones más animosos  de piezas como ‘Starsbourg/St Dennis’ el saxofonista y él se bajaron del escenario para tocar entre el público. Por detalles como éste, pero sobre todo por un concierto variado y una compenetración relojera entre los cinco, fue por lo que Hargrove se metió a los mil  espectadores del teatro en la funda de su trompeta. Y solamente su salud comprometida impidió que regalara un último y muy solicitado ‘bis’.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>