" />
Published On: Mie, Abr 26th, 2017

¿Dónde están los dossiers, Sr. Pujol?

Los ciudadanos estamos expectantes y deseosos de que el presunto defraudador Jordi Pujol, guía y luz del nacionalismo catalán, saque a la luz los informes y dossieres que dice guardar en su cajón por si algún día los juzgados y la policía se atreven a encarcelar a uno de su clan.

Pues bien, ya tiene al primogénito entre rejas.

Su hijo mayor ha sido enviado a prisión por mover 30 millones de euros de dudosa procedencia aún sabiendo que estaba siendo investigado. Sorprende que se pueda ignorar una investigación judicial y pensar que se está por encima del bien y del mal. Digan lo que digan los fracasados (esos que dicen que España es un país de pandereta), a la hora de la verdad resulta que en este país las hijas del Rey pasan por los juzgados, los expresidentes de comunidades autónomas ingresan en prisión sin fianza y hasta a los banqueros se les condena a devolver pensiones injustamente saqueadas de la banca pública.

Ya amenazó Luis Roldán con tirar de la manta (¿recuerdan aquél megaescándalo por seis millones de euros de nada?). Años después fue Mario Conde el que advirtió tener su caja fuerte llena de dossiers con información que haría temblar la estructura del país. Y Bárcenas, claro; también Bárcenas amenazó con publicar cosas que harían que muchos le acompañasen hasta Alcalá-Meco.

El último ha sido Jordi Pujol que, en el tono mafioso habitual, amenazó con hacer caer todas las ramas del árbol. con todos su nidos incluidos, si algo serio le pasaba a él o a su familia. Es curiosa esta fijación con el árbol de todos los movimientos neofascistas (el nacionalismo no es más que eso) con los árboles: ¿recuerdan a Arzallus hablando de ETA diciendo que “unos mueven el árbol y otros cogen las nueces”? Pues el árbol se ha empezado a podar y a la familia Pujol le toca explicar cómo han podido forrarse de esa manera con sueldos de funcionario.

Estamos ansiosos por ver esos dossieres en cualquier medio digital o en cualquiera de los periódicos que mantiene la Generalitat a base de publicidad institucional. Nos encantaría a todos saber qué cosas terribles se han guisado en las cocinas del Estado de espaldas a los ciudadanos y por las que muchos de los cocineros deberían ir a la cárcel.

Lo peor de todo es que lo más posible es que se trate sólo de un farol para tratar de ganar tiempo pero de un defraudador fiscal no se puede esperar mucho más que mentiras, mentiras y más mentiras.

Y nosotros sin ver esos informes. ¡Cachis!



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>