Published On: Jue, Feb 13th, 2014

Altavoces Bluetooth, una solución práctica y asequible

El aumento de potencia de los smartphones que todos estamos viendo mes tras mes, les ha llevado a convertirse en un pequeño centro multimedia. De se aparatos destinados a responder las llamadas, llevar una agenda correcta y almacenar unas fotos de poca calidad, hemos pasado a unos dispositivos que multiplican en varios órdenes de magnitud las capacidades de los ordenadores de sobremesa de hace sólo unos pocos años.

Si bien es necesario señalar que no todos los smartphones tienen la misma potencia, la mayoría de ellos están más que capacitados para cubir las funciones de “media center personal”. Cada vez más están apareciendo terminales low cost que, aunque tienen una pantalla suficiente para ver un vídeo, no son capaces de ninguna manera de procesarlo y, ni mucho menos, de mantener otras capacidades activas mientras se está visionando un vídeo porque esto consume una cantidad notable de esfuerzo del procesador. Esa inclinación low cost lleva también a prescindir de entradas y salidas que aumentan notablemente la característica multimedia del teléfono, como la presencia de salida HDMI que permite utilizar el teléfono como almacén de películas para verlas en un televisor más grande plácidamente sentado en el sofá.

El walkman fue en su día devorado por los reproductores MP3 y éstos están siendo sustituidos por los propios teléfonos móviles como centro de almacenamiento y reproducción de música. Tienen los teléfonos, además, la ventaja de contar con conexiones Wi-Fi que les permiten no sólo transferir los archivos musicales con una velocidad razonable sino utilizar alguno de los muchos servicios de streaming disponibles en Internet y que hacen la función que antes tenían las radios. Es el Wi-Fi y no las conexiones telefónicas el que permite este uso porque las operadoras siguen empeñadas en cobrar los bytes a precio de SMS y eso hace inviable cualquier sistema de streaming.

Altavoces bluetooth Boom Brick

Para la música, sin embargo, los teléfonos inteligentes tienen una traba importante porque ni disponen de un altavoz que de una mínima calidad de sonido para reproducir música ni los auriculares son la solución para estar durante unas horas trabajando o descansando acompañado de la música y, por supuesto, no sirven para escuchar música  entre varias personas (sí, hay un adaptador para cada situación pero nadie lleva siempre a mano una bolsa de adaptadores para cubrir todas las circunsatancias posibles).

Y aquí es donde entran en juego los altavoces Bluetooth por ser accesibles y prácticos.

No es neceesario irse a una tienda que venda accesorios iPhone 5S para encontrar unos altavoces en condiciones para cualquier sistema operativo: Android, Windows Phone, Blackberry… Lo fundamental es que el terminal tenga algo que casi todos los teléfonos tienen desde hace ya bastante tiempo: conexión Bluetooth. El precio varía desde los 15 a los sesenta euros (y a partir de aquí también hay modelos pero el aumento de precio ya no se explica por aumentos significativos de prestaciones sino de marca, diseño o prestaciones exclusivas).

El funcionamiento de estos altavoces es bastante sencillo. Sólo suelen tener una función esencial que es el emparejamiento y las demás son las que permite la conexión Bluetooth o las que admite el altavoz como cualquier equipo de sonido (in & out).

Conexión BluetoothEn cuanto al emparejamiento, lo nomal es que tengan un botón para encenderlos y emparejarlos y aparezcan en el teléfono como dispositivo al que conenctarse son contraseña. El verdad que eso podría permitir que otra persona utilizase los altavoces pero en la práctica tendrá que esperar a que el propietario termine porque a) sólo hay unos segundos desde que se enciende el aparato hasta que se conecta a nuestro smartphone y b) una vez conectado, otro dispositivo Bluetooth no puede reemplazar al nuestro en la conexión.

Es posible que además del botón de emparejar, el altavoz tenga alguna función más, como el cambio de canción hacia adelante o atrás, y, casi seguro, un botón de volumen o un pulsador para modificarlo que afectará al volumen del propio altavoz, no al del smartphone de manera que si el emisor tiene el volumen a cero, el altavoz no sonará por más que lo intentemos.

¿Y son fáciles de manejar?

Mucho. Encender, emparejar y listo. Los hay que tiene cable para un alimentador que permite mantenerlos encendidos todo el día y los hay que tienen baterías recargables vía USB que requieren estar conectados a un alimentador o a un ordenador si se quiere que estén muchas horas diarias funcionando pero esto no supone mayor problema porque suelen tener una autonomía de tres o cuatro horas.

¿Sólo se pueden usar con los móviles?

La mayoría sí. Algunos traen una entrada para un minijack al que se puede conectar un reproductor de MP3 o la salida de audio del ordenador.

¿Y qué resultado dan?

En comparación con el propio smartphone, la diferencia de sonido es como de la noche al día. Suenan como sonaban los antiguos radiocasettes y si se compra uno de cierta calidad, el resultado es muy satisfactorio. No son una solución para dar ambiente a un bar pero sí para una habitación de una casa, una oficina o un dormitorio. En definitiva, que es un aparato que vale la pena tener.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>