Published On: Vie, Feb 21st, 2014

El 8 de abril Microsoft deja de dar soporte a Windows XP

Después de haber vivido casi durante trece años en cientos de millones de ordenadores, Windows XP empieza poco a poco a apagarse.

Como siempre ocurre en estos casos, los principios no fueron fáciles. Aunque venía a reemplazar a Windows 2000, que sí que era malo para su época (algo así como un Windows Vista de finales de siglo), no tuvo fácil imlantarse en muchos ordenadores. Fueron muchas las voces que proclamaron contra viento y marea que seguirían aferrados a su perfectamente engrasado Windows 98 y que jamás cambiarían al pesado y lento Windows XP.

Pero aquellos 486 y Pentium se fueron extinguiendo. Ése era el nombre de los procesadores de Intel que habían triunfado en los 90 y a los que les costaba mover el nuevo Windows XP. Tampoco es de extrañar teniendo en cuenta que por aquellos tiempos la memoria de los ordenadores se contaba en megas, no en gigas, y se hacían chistes sobre la frase de Bill Gates de principios de los ochenta que decía que era difícil imaginar que un ordenador fuese a necesitar nunca más de 640 megas de RAM.

Y empezó un largo y plácido reinado del XP. Nadie podía hacerle sombra: Google acababa de empezar y estaban eufóricos porque iban a cobrar seis millones de dólares a cambio de ser el buscador de Yahoo; Apple era una empresa anticuada y carísima que sólo gustaba a cuatro gatos y sólo hacían ordenadores; ¿y Linux? bueno… siempre hemos sido menos del cinco por ciento así que triunfar lo que se dice triunfar, no ha triunfado.

El problema es que Microsoft necesita sacar cada cierto tiempo un sistema operativo y una nueva suite ofimática para hacer caja y, de paso, adaptarse a los constantes progresos del hardware. Por eso nacieron Windows Vista y Windows 7. Ahora se ve que ambos no eran más que una transición hacia Windows 8, una reconstrucción desde la base con la que la empresa de Redmond quiere competir en todas las plataformas. Por eso es necesaria la muerte de Windows XP.

Fin del soporte de Windows XP

¿Qué opciones hay?

  1. Admitir que tu ordenador funciona muy bien para lo que le pides pero que cualquier ordenador de hoy día te dejaría que le pidieses mucho más y comprarte un ordenador nuevo. Efectivamente navegar, navegas pero también es verdad que tienes que esperar minuto y medio a que el ordenador arranque y otro rato a que el navegador se cargue. Muchas veces le echas la culpa de la lentitud de la navegación a la red o a tu proveedor de acceso pero está provocada por el tiempo que tarda tu ordenador en renderizar las páginas con muchas imágenes o con vídeos o músicas de fondo. Es cierto que no está la economía para tirar cohetes y que comprarse un ordenador es un esfuerzo importante pero también es verdad que ahora están más aseuibles que nunca y que puedes cambiar tu sobremesa por un portátil por no demasiado dinero. Mira, por ejemplo, si a través de Cupon.es puedes conseguir un código promocional Amazon y rebajarte unos euros el portátil.
  2. Pasarte a Linux, que es menos exigente con los requerimientos de los ordenadores. ¡Ojo! No quiere decir que cualquier cacharro que te suelte tu cuñado de cuando hizo la mili vaya a servir pero sí que puede ayudar a revivir un ordenador al borde de la extinción. Es muuuuucho más fácil de lo que te imaginas. Te lo explico en cuatro pasos:
    – busca un disco duro externo y guarda allí todo lo que quieras conservar, no sólo lo que haya en la carpeta Mis Documentos o en el escritorio sino en otras carpetas que hayas creado. Entra en los sitios web que más uses y que estén protegidos con contraseña y asegúrate de conocer la cuenta de correo en la que podrás recuperar la contraseña cuando borres Windows XP. Por supuesto, si tienes una firma electrónica, sácala a un lápiz USB para reinstalarla después.
    – entra en la página de Ubuntu y descárgate la versión 12.04 LTS de 32 bits. Se te descargará un archivo ISO de 733 megas (mega más, mega menos) en unos veinte minutos con un ADSL normal
    – cuando tengas esa descarga completada, mete un CD o un DVD en la grabadora y arrastra el archivo ISO para que se grabe; llevará unos cuatro o cinco minutos completarlo
    – apaga el ordenador y vuelve a encenderlo SIN SACAR EL CD O DVD y a partir de ahí sigue las instrucciones en pantalla. La única un poco más confusa es la que te va preguntar si quieres mantener el antiguo Windows XP o dedicar todo el disco duro al nuevo Linux. Yo lo borraría pero eso ya lo decides tú.
    – si tienes algún problema en el proceso, mira más abajo, que tienes un formulario para escribir comentarios, escribe e intentaré responderte lo antes posible
  3. Quedarte como estás. Puedes hacerlo pero es sumamente peligroso. Ahora mismo seguro que en algún lugar del mundo (lo más probable es que sea Rusia o China) algún equipo de hackers profesionales está buscando vulnerabilidades de Windows XP que guardarán hasta el día 9 de abril y en cuanto cese oficialmente el soporte lanzarán toda clase de gusanos y bots para hacerse con el mayor número posible de ordenadores que, una vez que Microsoft deje de actualizar su sistema operativo, estarán indefensos aunque dispongan de un antivirus o un firewall. Si un día descubres que tu ordenador está siendo utilizado para enviar spam o atacar páginas web, no te lleves las manos a la cabeza: estabas avisado.

Ya lo sabes: el 8 de abril de 2014.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Buscar en el portal