El inminente lanzamiento del nuevo teléfono estrella de Sanmsung, el Galaxy S4, ha puesto de relieve que cada vez son más los actores en el mercado de smartphones y cada vez es más difícil conseguir una porción del mercado que sirva para sobrepasar los umbrales de rentabilidad. Las últimas noticias aparecidas sobre este mercado han aclarada cuáles son las tres posiciones en las que se puede jugar y cuáles son las ventajas y los inconvenientes de jugar sólo en una  o en más de una de esas posiciones.

El nuevo teléfono de Samsung tiene unas especificaciones que sobrepasan al portátil desde el que estoy escribiendo este artículo. Es sencillamente asombroso y encima está comprimido en una caja de menos de un centímetro de grosor. Con este teléfono, Samsung pretende mantener el éxito de su predecesor, el Galaxy S3, y adelantarse en muchos meses a su máximo rival, Apple, que no puede mantener este ritmo de lanzamientos.

En este teléfono, no obstante, ya hay algo que empieza a llamar la atención: aunque funciona bajo el sistema operativo Android, tiene un trabajo de personalización tan intenso que es difícil adivinar que sea Google quien facilita las herramientas que mueven la base del teléfono. Es más, Samsung, en su estrategia de seguir alimentando gratuitamente el crecimiento de la marca de Palo Alto, ha anunciado que planea sacara a la luz un nuevo terminal todavía más potente pero basado en un sistema operativo propio llamado Tizen. Lo curioso del caso es que nada más aparecer la noticia del hipotético nuevo móvil con ese sistema operativo, han empezado a aparecer por todos los foros y blogs comentarios contra Samsung advirtiendo que

  • una cosa es tener un sistema operativo y otra desarrollar todo el ecosistema de aplicaciones que lo hacen usable y para eso es necesario tener detrás una comunidad potente de desarrolladores independientes que apuesten por dedicar las inversioens de sus pequeñas empresas a desarrollar apps para este sistema operativo. Que se sepa, Samsung no goza de las simpatías de ninguna comunidad de desarrolladores ni tiene cuota de mercado con su anunciado SO para arrastrarlos a su programación
  • a Samsung todavía le persigue la sombra de su frustrado SO Bada
    doge
    18 marzo, 2013 at 4:22

    si claro, para que luego samsung nos deje tirados igual que paso con su sistema Bada, al cual lo dejo en el olvido hace tiempo, dejando a sus usuarios tirados en la cuneta. De que sirve tener un movil potente si no hay aplicaciones para el, es algo que aun nos seguimos preguntando los que en su dia confiamos en samsung

Conclusión de esta parte primera: no es lo mismo querer que poder. Por mucho dinero que está ganando Samsung con sus terminales, sólo es un fabricante de hardware y en cuanto intente hacer algo distinto a eso va a tener que asumir unos costes que se llevarán por delante esa rentabilidad.

A lo largo de esta semana (partes II y III de este artículo) veremos cuáles son las posiciones en las que se puede jugar en esta competición por el mercado de smartphones y quiénes son los actores de esa lucha. Lo que se ve en la actualidad permite deducir que quienes ahora mandan en el mercado no lo harán dentro de cinco años e irán apareciendo nuevas tecnologías y nuevos ecosistemas que permitirán que renazcan competidores o que aparezcan otros totalmente nuevos.

Samsung-Galaxy-S4-With-Super-Display-Images

 

 

2 Comentarios

  1. A Samsung no le va a hacer falta tener una comunidad de desarrolladores a sus espaldas.O mejor dicho, no le va a hacer falta en un primer momento, porque cuenta con las aplicaciones Polaris App Player y Openmobile, que permitirán correr aplicaciones Android en Tizen por medio de una capa de compatibilidad.

    Con Tizen, intentarán vender un buen hardware ajustando el precio y habrá gente que morderá el anzuelo.
    Los que hemos sufrido bada creo que no estaremos por la labor después de conocer como se las gastan en Samsung, en lo referente a soporte al cliente y actualizaciones.

    Samsung nunca más!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here