El PE ha rechazado hoy la congelación de una parte de las subastas de cuotas de emisiones de CO2, una medida con la que se buscaba encarecer los derechos de emisión. La mayoría de los diputados considera que intervenir en la oferta de permisos minaría la confianza en el Sistema de Comercio de Emisiones (ETS, en sus siglas en inglés), diseñado para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. El PE también ha respaldado la exclusión temporal de los vuelos intercontinentales de este sistema.

La propuesta de congelar las subastas fue rechazada por 334 votos frente a 315 y 63 abstenciones y volverá ahora a la comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara.

Los diputados que se opusieron al plan piden una reforma más profunda del ETS y consideran que intervenir en la oferta de créditos puede erosionar la confianza de los actores en el sistema. Otros alertan de que un incremento en el precio del carbono puede poner en peligro la competitividad de la industria europea y se traduciría en un incremento de la factura eléctrica de los hogares.

Los diputados favorables a la propuesta argumentan que la sobreoferta debe ser corregida para que el sistema funcione correctamente. Además, elevar el precio del carbono impulsaría la transición de la Unión Europea hacia una economía más ecológica al estimular la inversión y la innovación. Un precio más elevado podría ayudar también a equilibrar el precio del mercado de emisiones comunitario con el de otras regiones.

“Lamento profundamente el voto de hoy. Es el principio de la repatriación de la política contra el cambio climático”, afirmó el ponente para este asunto, el socialdemócrata alemán Matthias Groote, que está a favor de la congelación de las subastas. “Este tipo de políticas juega a favor de los escépticos del cambio climático. El rechazo de la propuesta debilita el sistema de comercio de emisiones de la UE y pone en riesgo nuestros objetivos climáticos”, agregó.

Exclusión de los vuelos intercontinentales

El PE ha aprobado otro informe, redactado por el eurodiputado alemán Peter Liese (PPE), que apoya excluir temporalmente del ETS a los vuelos intercontinentales, con el propósito de facilitar un acuerdo global en el seno de la Organización Internacional de la Aviación Civil (ICAO, en sus siglas en inglés). Esta medida ha sido acordada previamente con el Consejo.

“Las emisiones de la aviación se han duplicado desde 1990. Están aumentando constantemente. Las objeciones de los países de fuera de la UE de cara a la inclusión del sector en el ETS son infundadas. Ahora solo hemos parado el reloj porque queremos lograr un convenio global en el contexto de la ICAO. No estamos preparados para mantener esta derogación más de un año”, afirmó Liese en el debate celebrado el lunes. El ponente añadió que “después de la propuesta Kerry-Lieberman, si EE.UU. no incrementa sus esfuerzos hacia un acuerdo en la ICAO, Kerry perderá su credibilidad”.

Contexto

El ETS, un mercado de carbono creado un 2005, fija un límite máximo de emisiones que se está reduciendo gradualmente. Para 2020, las emisiones de los sectores industriales incluidos en el sistema serán un 21 por ciento inferiores con respecto a 2005.

Por debajo de este límite, las empresas reciben o compran créditos de emisión subastados por los Estados miembros. Un crédito de emisión corresponde a una tonelada de emisiones de CO2. Las empresas también pueden vender los créditos que no utilicen. Limitar la oferta de créditos de emisión asegura su valor, de forma que el sistema recompensa a las empresas que invierten en reducir sus emisiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here