COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO

  • “Nunca antes en la historia, las condiciones de vida y las perspectivas de futuro de tantas personas habían cambiado tanto ni tan rápido”, según el IDH 2013.
  • El documento ha sido presentado  en la AECID en Madrid por Rebeca Grynspan, José Manuel García-Margallo, Gonzalo Robles y Juan López-Dóriga.

El Informe sobre Desarrollo Humano 2013 El ascenso del Sur: Progreso humano en un mundo diverso, ha sido presentado hoy en Madrid , en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), por Rebeca Grynspan, secretaria general adjunta de Naciones Unidas y administradora asociada del PNUD, José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, y Juan López-Dóriga, director de la AECID.

El Informe de Desarrollo Humano, publicado de forma anual por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se centra en 2013 en el ascenso del Sur como efecto transformador del equilibrio de poderes mundial que ha afectado, entre otros, a la reducción masiva de la pobreza y a la expansión de la clase media gracias a importantes avances en el desarrollo de África, Asia y América Latina.

El ascenso del Sur está cambiando radicalmente el mundo del siglo XXI, con naciones en desarrollo que impulsan el crecimiento económico, sacan a millones de personas de la pobreza y conducen a otros miles de millones hacia una nueva clase media mundial, indica el Informe sobre Desarrollo Humano 2013.

“Este Informe sobre Desarrollo Humano nos da las claves para pasar de un orden internacional caduco a un orden nuevo”, señaló el ministro Margallo, durante su intervención. “Estamos en una encrucijada histórica donde todo cambia a un ritmo más lento del que desearíamos” -continuó- “el IDH nos da las pautas a seguir” como un instrumento para anticipar los cambios, clave en las decisiones políticas en el momento actual.

Por su parte, Rebeca Grynspan destacó que el Informe vincula el desarrollo humano al ascenso de los países del sur: “por primera vez las principales economías del mundo son países en desarrollo”. Estos países pasan a tener doble agenda ya que son “actores decisivos en la agenda global que a su vez han de atender su propia agenda de desarrollo”.

tierratodos

Grynspan se congratuló de la bajada de los índices de desigualdad en educación y salud -recogidas en el Informe- como producto de las políticas sociales innovadoras, aunque lamentó la desigualdad de género y económica, y el incremento de la inequidad entre los países y en sus poblaciones constituyentes.

El Informe, cuyo título es “El ascenso del Sur: Progreso humano en un mundo diverso” señala que “el ascenso del Sur no tiene precedentes en cuanto a velocidad y escala”. “Nunca antes en la historia –indica el estudio-, las condiciones de vida y las perspectivas de futuro de tantas personas habían cambiado tanto ni tan rápido”.

Este fenómeno abarca –según el IDH 2013- más países que los de medianos ingresos denominados BRIC, usualmente representados por Brasil, Rusia, India y China. De hecho, el IDH señala que alcanzaría a más de 40 países en desarrollo que han efectuado mayores avances en desarrollo humano en las últimas décadas de lo que se había previsto.

Estos logros, explica, son atribuibles en gran medida a la inversión sostenida en programas sociales, de educación y de atención de salud, y al compromiso abierto con un mundo cada vez más interconectado.

Este progreso histórico está creando oportunidades para que el Sur y el Norte (o entre países en vías de desarrollo y desarrollados, respectivamente) colaboren de nuevas maneras a fin de hacer avanzar el desarrollo humano y enfrentar desafíos compartidos, como el cambio climático, describe el Informe. Los países del Sur están extendiendo el comercio, la tecnología y los lazos de políticas por todo el Norte, mientras que el Norte está mirando al Sur en busca de nuevas asociaciones que puedan promover el crecimiento y el desarrollo mundiales.
“El Informe 2013 realiza un aporte significativo al pensamiento del desarrollo describiendo los impulsores específicos de la transformación del desarrollo y sugiriendo prioridades de políticas futuras que podrían ayudar a sostener dicho impulso”, detalla Helen Clark en el prólogo del documento.

El índice de Desarrollo Humano; mejoras en todos los países y regiones
Noruega, Australia y Estados Unidos encabezan la clasificación de 187 países y territorios del último Índice de Desarrollo Humano (IDH); mientras que la República Democrática del Congo, desgarrada por los conflictos, y Níger, asolado por la sequía, presentan los valores más bajos de la medición de logros nacionales en salud, educación e ingresos del IDH, presentados hoy en el Informe sobre Desarrollo Humano 2013. España ocupa el puesto número 23.

Sin embargo, Níger y la República Democrática del Congo, pese a sus constantes problemas de desarrollo, se ubican entre los países que han logrado los mayores avances en la mejora en el IDH desde 2000, señala el Informe. Las nuevas cifras del IDH evidencian una mejora continua en el desarrollo humano en la mayoría de los países.

“Se han observado –según el Informe- mejoras notorias de todos los componentes del IDH en todos los grupos y regiones, con un mayor progreso en los países con un IDH bajo y medio. Sobre esta base, se considera que el mundo es cada vez más equitativo”.

Catorce países han registrado notables aumentos en el IDH superiores al 2 % anual desde el año 2000. En orden de mejora, estos países son: Afganistán, Sierra Leona, Etiopía, Ruanda, Angola, Timor Oriental, Birmania, Tanzania, Liberia, Burundi, Malí, Mozambique, la República Democrática del Congo y Níger. La mayoría son países africanos con IDH bajo, y muchos de ellos están saliendo de extensos períodos de conflictos armados. Sin embargo, todos han logrado un progreso significativo reciente en materia de asistencia escolar, esperanza de vida y crecimiento del ingreso per cápita, según revelan los datos.

Otros índices miden la igualdad de género y la pobreza
El Anexo estadístico del Informe 2013 incluye también dos índices experimentales, el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) y el Índice de Desigualdad de Género (IDG). El IDG está diseñado para medir las desigualdades de género, según sean presentadas por los datos nacionales sobre salud reproductiva, empoderamiento de las mujeres y participación en el mercado de trabajo. Los Países Bajos, Suecia y Dinamarca encabezan el IDG, con la menor desigualdad de género. Las regiones con mayor desigualdad de género, según las mediciones del IDG, son África Subsahariana, Asia Meridional y los Estados Árabes.

El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) examina los factores a nivel de los hogares que, en forma conjunta, ofrecen un retrato más completo de la pobreza que las mediciones de ingresos por sí solas. El IPM no puede usarse para clasificaciones nacionales, debido a las diferencias significativas entre los países con respecto a los datos de encuestas de hogares disponibles.

En los 104 países analizados según el IPM, se estima que alrededor de 1,56 mil millones de personas viven en situación de pobreza multidimensional. Todos los países con los porcentajes de “IPM pobre” más elevados pertenecen a África: Etiopía (87 %), Liberia (84 %), Mozambique (79 %) y Sierra Leona (77 %). Sin embargo, los máximos números absolutos de personas con pobreza multidimensional viven en Asia Meridional, incluidos los 612 millones de India, solamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here