La AECID financia seis plataformas de atención integral para los enfermos de Chagas en Bolivia.

Bolivia, 17 de abril de 2013.- Expertos bolivianos e internacionales concluyen en Cochabamba la Semana Chagas sobre esta enfermedad infecciosa y han llamado a la cooperación internacional y el mantenimiento de las inversiones para poder combatir una dolencia “olvidada” que afecta en todo el mundo a 16 millones de personas, un millón de ellas en Bolivia.

La “Semana Chagas. Enfermedad desatendida” se puso en marcha en la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón, en Cochabamba, con la asistencia del ministro de Salud y Deportes de Bolivia, Juan Carlos Calvimontes, y el embajador de España en este país, Ángel Vázquez, entre otras personalidades.

Médicos y científicos bolivianos, españoles y de otros países participantes en el foro han abogado por el mantenimiento y ampliación de los actuales programas de lucha contra la enfermedad causada por el Trypanosoma cruzi, un parásito transmitido al organismo humano por la picadura de las “vinchucas”.

chagas

Este insecto hematófago está presente en buena parte de Bolivia y otros países de América, y el parásito que transmite a través de sus heces habita las células de diversos órganos vitales, como el corazón o el sistema digestivo, causando lesiones crónicas irreversibles .

Esta enfermedad “es un problema de todos y no sólo de Bolivia”, ha advertido el responsable nacional del Programa Chagas Bolivia, Max Enríquez.

“Es un reto global el poder obtener los fondos suficientes para investigar” esta enfermedad, considerada una de las 17 dolencias tropicales “desatendidas”, ha afirmado por su parte el especialista español Joaquim Gascón, del Instituto de Salud Global (ISGlobal).

Según Gascón, el tratamiento de la enfermedad se enfrenta a varios retos, como el hecho de que la mayoría de las personas afectadas estén en fase crónica, que la sintomatología sea “poco específica” y, por tanto, se puede confundir con otra dolencia, y también por la complejidad de las vías de transmisión entre seres humanos, como trasplantes, donaciones de sangre o la infección vertical de madres a hijos en el embarazo.

El director de ISGlobal y  jefe de Servicio del Hospital Clínico y catedrático de la Universidad de Barcelona, Pedro Alonso, se ha expresado en términos similares y ha llamado a “reconocer la brecha que existe en la equidad” en lo que se refiere a la atención sanitaria de esas 17 enfermedades olvidadas.

“Luchar contra esta enfermedad (el mal de Chagas) debería ser parte central de nuestra estrategia en la lucha contra la pobreza y la desigualdad”, ha señalado el médico, que ha ofrecido una conferencia magistral en la inauguración de la “Semana Chagas”.

Alonso ha recordado que el coste sanitario mundial de la enfermedad de Chagas, “que estigmatiza” a quienes la sufren y “es generadora de pobreza”, está estimado en 627 millones de dólares anuales, con una pérdida de productividad de 1.200 millones de dólares.

Por eso ha apostado por potenciar la investigación, la colaboración a nivel nacional e internacional, y la financiación adecuada de los procesos de control, atención y asistencia técnica.

“Esta enfermedad no sólo es olvidada, sino clandestina”, ha dicho el ministro Calvimontes en alusión a su mayor incidencia entre la población más pobre y, por tanto, menos accesible a la atención sanitaria.

En este aspecto, el embajador español en Bolivia ha mencionado el “compromiso firme y sostenido” de España en la lucha contra el Chagas y se ha mostrado partidario de establecer “una estrategia global” en la que ese país europeo puede aportar un papel decisivo.

Ángel Vázquez ha recordado al respecto la financiación por parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) de seis plataformas de atención integral para los enfermos de Chagas en Bolivia: cuatro en el departamento de Cochabamba, otra en Tarija y la sexta en Sucre.

Son IS Global, a través de la Fundación Privada Clinic, y la ONG CEADES, de Bolivia, conjuntamente con el Programa Nacional de Chagas (gubernamental), los encargados de implementar este programa de 2,2 millones de euros, que tiene un horizonte de cuatro años y se puso en marcha en 2010.

El doctor Faustino Torrico, coordinador general de la plataforma Cercado, sita en Cochabamba, una de esas seis financiadas por la AECID, ha reconocido hoy la importante contribución española a la lucha contra el mal de Chagas en Bolivia.

“Sin esta colaboración, no habríamos podido avanzar ni un centímetro”, ha resaltado Torrico, al señalar que ese modelo de las plataformas de atención integral tiene la flexibilidad necesaria “para garantizar la ejecución del proyecto”.

Según había apuntado el embajador español en este sentido, es preciso “un compromiso” de las autoridades nacionales, locales y de la propia sociedad civil bolivianas que permita que estas plataformas de atención a los pacientes con enfermedad Chagas “se puedan insertar” eficazmente en el sistema sanitario boliviano, para contribuir a ese tratamiento integral del mal de Chagas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here