© ACNUR/A.Akad. Cooperantes y niños sirios en el campo de Nizip 1 prueban algunos de los juguetes enviados desde París.GAZIANTEP, Turquía, 25 de abril de 2013 (ACNUR/UNHCR) – Los niños refugiados de Siria tienen pocas razones para sonreír. El conflicto en su país, que empezó hace dos años, ha supuesto un gran sufrimiento para ellos y sus padres. Pero el miércoles, en Turquía, un grupo de niños sirios refugiados recibieron un pequeño rayo de luz en sus vidas: un envío de 60 cajas de juguetes de niños franceses para ellos.

Los juguetes fueron recogidos por el Museo Quai Branly de París, con la ayuda de la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Fédération des Associations d’Anciens du Scoutisme (FAAS).

La organización benéfica Aviation Sans Frontiéres (Aviación Sin Fronteras), organizó y cubrió los gastos del vuelo que llevaba los juguetes hasta la ciudad de Gaziantep, al sur de Turquía, donde fueron recogidos y llevados a los jardines de infancia y a las guarderías de los campos de refugiados Nizip 1 y Nizip 2. Las escuelas de estos campos proporcionan educación a 736 niños sirios de entre tres y cinco años.

“Los niños estaban muy emocionados y disfrutaron jugando con los juguetes” dijo Selin Unal, Asociado de Información Pública de ACNUR, que estuvo presente durante la distribución. “Las autoridades turcas que administran los campos, transmitieron su agradecimiento al ACNUR y a sus socios, que organizaron este proyecto”.

Durante el pasado años, las escuelas infantiles de Francia han participado en los talleres del Museo Quai Branly, especializado en arte indígena, cultura y civilizaciones de África, Asia, Oceanía y las Américas.

En el marco de esta campaña, que ya se ha convertido en anual, se invitó a los niños parisinos a traer sus propios juguetes en buenas condiciones y a hacer otros con materiales reciclados. Al mismo tiempo, los pequeños aprendían sobre la situación de niños refugiados de su misma edad, que habían sido obligados a dejar sus casas por las guerras o las persecuciones.

Este año, gracias a una amplia movilización de FAAS, afiliada a la Internacional Scout and Guide Fellowship, se han recogido más de 2.000 juguetes. Los trabajadores de Aviación sin Fronteras, ACNUR y el museo han colaborado empaquetando los juguetes.

Turquía alberga aproximadamente a 400.000 refugiados sirios, muchos de ellos niños. De estos, 192.000 refugiados viven en campos gestionados por el gobierno turco en ocho provincias y más de 200.000 en áreas urbanas. Cada día llegan a Turquía entre 300 y 400 nuevos refugiados sirios.

A los refugiados sirios se les proporciona cobijo, comida, asistencia sanitaria, seguridad y educación, incluida la formación profesional. La respuesta humanitaria a los flujos de refugiados sirios está siendo coordinada por el Primer Ministro de la Agencia para la Ayuda ante Desastres, con la colaboración de la Media Luna Roja de Turquía y otras agencias. ACNUR proporciona ayuda técnica, apoyo y material de ayuda humanitaria no alimentario.

Por Selin Unal en Gaziantep, Turquía y William Spindler en París, Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here