La vacunación es una de las iniciativas de salud pública de mayor éxito. Cada año, evita entre 2 y 3 millones de muertes por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión, a un coste muy bajo. Por menos de 0,20€ un niño estará protegido del sarampión para toda la vida.  La introducción de nuevas vacunas, como contra el rotavirus o el neumococo, que previenen muchos casos de diarrea y neumonía, mejora aún más nuestra capacidad de evitar las principales causas de mortalidad infantil.

vaccination-des-enfants

El principal comprador de vacunas del mundo

Sin embargo, uno de cada 5 bebés en el mundo (casi el 20%) no recibe, por ejemplo,  las 3 dosis de vacuna necesarias para inmunizarlo contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. Todavía. Es el quinto niño, al que queremos llegar.

UNICEF es el principal comprador de vacunas del mundo. En 2012, proporcionó más de 2.000 millones de dosis de vacunas, y 500 millones de jeringuilla.  Además asesora a los ministerios de salud para incorporar las rutinas de inmunización en sus protocolos de salud, y para que destinen los recursos necesarios.  También realiza campañas de sensibilización, para que las familias, las comunidades, y los líderes religiosos y tradicionales sean conscientes de la importancia de vacunar a sus hijos, y ofrece formación al personal de salud y a agentes comunitarios para la administración correcta de las vacunas.

En esta Semana Mundial de la Inmunización, y con el objetivo de llegar al quinto niño, que significa llegar a todos los niños, se multiplican y se difunden iniciativas realizadas en todo el mundo.

Vacunar al “quinto niño”, y ofrecerle así una oportunidad de crecer con salud, significa también hacer frente a las inequidades, acceder a los niños que viven en zonas aisladas, a los más pobres, significa que los gobiernos de cada país desarrollan planes de vacunación eficaces e inclusivos, que las industrias farmacéuticas abaratan los costes de las vacunas, y que la cooperación internacional destina recursos para apoyar a los países, y a los niños, con menos posibilidades.

Vacunar al “quinto niño” implica que todos nos vacunemos contra la indiferencia, y que mantengamos intacto el entusiasmo y las ganas del Javier que llevamos dentro para no cejar en el empeño hasta poder exclamar “¡sile, sile, sile, sile….. y también sile!”.

Para conseguirlo:

  • En Somalia, uno de los países con menores tasas de vacunación en el mundo, el Gobierno , la Alianza GAVI, UNICEF y la OMS participan en Mogadiscio, Garowe y Hargeisa en el lanzamiento de la vacuna pentavalente, que protegerá a 425.000 niños al año contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y la Hib (que causa meningitis y neumonía).
  • En Mozambique, a pesar de los llantos de los pequeños (al fin y al cabo, a nadie le gusta que le pinchen), se respira aire de fiesta en el lanzamiento de la nueva vacuna PCV10 contra el neumococo en el centro de salud Malhangalene en Maputo
  • En Pakistán, uno de los 3 países, (junto con Afganistán y Nigeria) donde la polio sigue siendo endémica, tras los atentados que costaron la vida a las trabajadoras de salud que realizaban vacunaciones contra la polio en el mes de diciembre, se intenta restablecer los programas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here