©ACNUR/ abril 2013. Entrega de material humanitario a las familias afectadas por las inundaciones en el sur de Libia. TRIPOLI, Libia, 3 de abril de 2013 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados donó a principios de semana 350 tiendas de campaña que servirán para dar cobijo a cientos de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares en el sureste de Libia a causa de las graves inundaciones.

Las fuertes tormentas de la semana pasada causaron inundaciones que dañaron viviendas y dejaron al menos cinco muertos y decenas de heridos en varias ciudades situadas en el extremo del sur del país, como Immralanib, Majdol, Tarpo, Zaolya y Hemerah.

Al menos 584 familias (unas 3.000 personas) se vieron obligadas a abandonar sus hogares, incluidas 25 familias que previamente se habían visto forzadas a desplazarse debido a los enfrentamientos entre el gobierno y las fuerzas rebeldes en la región de Kufra.

El domingo, el Ministerio de Defensa libio envió a las zonas afectadas un avión con 350 tiendas unifamiliares donadas por ACNUR, así como mantas, colchones, comida y ropa donados por la Cruz Roja libia y otras ONG locales, incluyendo a LibAid y la Misión de Ayuda Humanitaria libia, cuya sede se encuentra en el sur del país.

Un oficial de protección de ACNUR viajó en este vuelo, que resultó necesario para poder llevar la ayuda, ya que las carreteras de acceso a la zona afectada, situada a 900 kilómetros al sureste de Trípoli, habían resultado gravemente dañadas por las inundaciones. “Muchas casas se derrumbaron, a veces incluso con gente en su interior. La lluvia se llevó a su paso casas enteras”, comentaba Mohamed Akelah, oficial de protección de ACNUR. “Las familias necesitan asistencia de manera urgente”.

El material de ayuda humanitaria se distribuyó en las localidades afectadas a lo largo del domingo, lunes y martes. Sin embargo, según apunta Mohamed Akelah, los afectados por las inundaciones siguen aún en peligro. Se encuentran expuestos, vulnerables, y siguen necesitando asistencia, incluyendo alimentos y medicinas. ACNUR está estudiando las vías para enviar más ayuda a la zona.

También en Libia, ACNUR continúa ofreciendo protección y asistencia a los refugiados y solicitantes de asilo, entre los que se encuentran ciudadanos sirios y personas de países de África Subsahariana que han llegado en rutas migratorias mixtas, así como 60.000 personas que permanecen desplazadas en el interior del país dos años después del final del conflicto que terminó con el régimen de Gaddafi.

Las necesidades de protección de los sirios son motivo de gran preocupación, especialmente desde el cierre de la frontera con Egipto el pasado febrero. En el marco del seguimiento regular de la protección que lleva a cabo ACNUR, la oficina de Trípoli ha recibido denuncias de arrestos arbitrarios, detenciones y malos tratos a ciudadanos sirios que tratan de entrar en el país.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha registrado hasta la fecha a unos 8.100 refugiados sirios, pero se cree que son más de 100.000 los que se encuentran en el país sin estar aún registrados. Su presencia está ejerciendo presión sobre el sistema educativo y el alojamiento. ACNUR ha comenzado a ampliar su capacidad de registro de refugiados gracias, entre otros aspectos, al uso de dos equipos de registro móviles.

Asimismo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados está ayudando a los más vulnerables con la entrega de mantas, colchones, utensilios de cocina y artículos de higiene. El Ministerio de Sanidad acaba de conceder a los refugiados sirios el acceso gratuito a los centros médicos y hospitales.

En relación a los nacionales de países subsaharianos, que a menudo están expuestos a ser detenidos, ACNUR ha trabajado con las autoridades para ayudar a garantizar la liberación de los más vulnerables y asistir en la obtención de tarjetas de identificación de la condición de refugiado para cientos de personas bajo el amparo de ACNUR. La Agencia, en colaboración con las autoridades libias, está registrando a las personas a las que se considera que necesitan protección internacional y expidiéndoles el certificado de refugiado.

Por otra parte, la Agencia de la ONU para los Refugiados ha observado recientemente un incremento en el número de personas que están saliendo de Libia por mar con la esperanza de llegar a Europa. Desde principios de marzo, 24 embarcaciones han zarpado desde el país con alrededor de 2.500 personas, de ellas, 1.790 en abril. Las personas que iban a bordo eran originarias de Eritrea, Somalia y Sudán. Diecinueve embarcaciones llegaron a Italia, una a Malta y cuatro fueron devueltas a Libia por los guardacostas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here