8 de junio: Día Mundial de los Océanos<br />© WWFEspaña se ha comprometido a tener el 10% de su superficie marina protegida en el año 2020. En la actualidad, solo lo está el 1%. WWF recuerda la necesidad de aumentar la protección de nuestros océanos y advierte de que los recortes en la conservación marina suponen un retroceso con graves consecuencias.

WWF pide a las administraciones que la crisis no sirva de excusa para recortar los fondos destinados a la protección del mar, como está pasando con las Reservas Marinas de Interés Pesquero (RMIP). Estas reservas aseguran el mantenimiento de los recursos, contribuyen a la protección de valiosos ecosistemas y benefician a los primeros interesados, los propios pescadores, quienes se implican en la gestión del día a día.

Financiadas según los casos por el Gobierno central, las comunidades autónomas o ambas, en estos momentos la principal amenaza de las RMIP es la reducción de presupuesto debido a la crisis económica. En Cabo Palos-Isla Hormigas (Murcia), después de un año de recortes en vigilancia ha disminuido en un 70 por ciento la población de meros, pero no es un hecho aislado y en muchos otros puntos empiezan a notar ya las consecuencias del furtivismo. Años de esfuerzos en conservación y muchos recursos empleados pueden verse comprometidos si esta situación continúa.

En la actualidad hay 25 RMIP repartidas por aguas españolas, aunque la gran mayoría están concentradas en el Mediterráneo. La primera se declaró en España hace más de 25 años en la isla de Tabarca (Alicante) y se cuentan muchos buenos ejemplos de sus beneficios, como en Os Miñarzos (A Coruña), donde los pescadores han visto cómo las 2.000 hectáreas de la reserva eran mucho más productivas.

“El sector pesquero – y en concreto los pescadores, cuya actividad depende directamente de estos espacios- pueden ser parte de la solución”, comenta José Luis García Varas, responsable del Programa Marino de WWF. “Una mayor participación del sector en la gestión de los recursos y una mayor responsabilidad en su cuidado ayudaría a disminuir en gran medida estos problemas”.

Además, la organización recuerda el compromiso de España de proteger hasta un 10% la superficie de nuestros mares y océanos, por lo que debe aumentar el área comprendida en la red Natura 2000 marina. “Los listados de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) deben completarse de forma urgente, especialmente en las Islas Canarias, y hay que elaborar los correspondientes planes de gestión”. Para conseguir los objetivos comprometidos de protección marina, esta misma semana WWF ha reivindicado, junto con la organización ANSE, la declaración de Isla Grosa (Murcia) como Reserva Marina, un compromiso que adquirió el Gobierno murciano en el año 2006.

“Muchas veces se ha percibido, por parte del sector pesquero, que la protección marina desfavorecía la actividad pesquera” añadió José Luis García Varas, “pero la realidad es diferente. En las reservas marinas, el grado de satisfacción de los usuarios en muy alto. Sería deseable buscar la manera de mejorar la participación del sector en su gestión, así como corresponsabilizarlos del cuidado de los recursos. Con ello, los ecosistemas marinos saldrían beneficiados.”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here