Las tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida han sido un caldo de cultivo para el habitual marasmo regulador autonómico que, en este caso, se ha visto agravado por al asunción de los municipios de las competencias sobre tráfico. También se ha aprovechado para introducir una tarjeta especial para enfermos de cáncer u otras enfermedades muy graves que se concede con menos trámites y tiene una duración de un año.

Tarjeta de aparcamiento para discapacitados

Hasta ahora, algunos discapacitados eran multados porque su tarjeta había sido emitida por su localidad de residencia pero no era válida en la ciudad vecina.

Otra novedad de la norma es que podrán obtener la tarjeta de estacionamiento las personas o entidades titulares de vehículos destinados exclusivamente al transporte colectivo de personas con discapacidad, siempre que presten servicios sociales.

Asimismo, el Real Decreto prevé, por primera vez, un supuesto de concesión excepcional de la tarjeta de estacionamiento por razones humanitarias. El motivo es que, con frecuencia, la gravedad y evolución de una enfermedad que provoca la reducción de la movilidad no permite tramitar en tiempo la solicitud del reconocimiento de la discapacidad y de la correspondiente tarjeta de estacionamiento.

En este supuesto, la tarjeta tendrá carácter provisional (un año) y se concederá a las personas que presenten movilidad reducida, aunque esta no haya sido dictaminada de manera oficial, por causa de una enfermedad de extrema gravedad que suponga una reducción sustancial de su esperanza de vida y no permita tramitar en tiempo la solicitud del documento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here