Published On: Jue, Nov 9th, 2017

El ISIS huye en desbandada

En los próximos días se anunciará que el Estado Islámico, el ISIS o Daesh, ha dejado de existir.

Todo empezó en 2014 cuando un grupo de fanáticos medievalistas pretendieron crear un país aprovechando el vacío de poder que en ese momento existía en Siria e Iraq. Curiosamente, su existencia ha provocado un efecto contrario al esperado: los gobiernos de Siria e Iraq han recibido el apoyo de la población para enfrentarse a la amenaza que el Estado Islámico suponía. Éste apoyo se ha visto reforzado por las ayudas externas de Rusia e Irán (en mayor medida a Siria e Iraq respectivamente) mientras que Estados Unidos ha apoyado a las fuerzas kurdas que luchaban en el norte y que se han quedado con un tercio del extinto califato.

Ahora, el escenario es absolutamente distinto.

Los soldados del ISIS de origen sirio o iraquí tratan desesperadamente de mezclarse con sus familias entre la población civil para prevenir la venganza que siempre sigue a la derrota militar. Los extranjeros intentan regresar desesperadamente a sus países de origen pero su condición extranjera les delata y hace más difícil la huida, que también intentan impedir los fanáticos que ya han decidido que van a morir matando, bien como resistencia mártir en las últimas ciudades, bien huyendo al desierto y convirtiéndose en terroristas convencionales.

¿Y cuando se ocupe el territorio del ISIS se acabará la guerra?

En absoluto. La aparición del califato sólo ha supuesto el aplazamiento de dos problemas sin resolver y que en los próximos meses (y posiblemente años) se traducirán en más enfrentamientos armados en la región, o sea, como siempre.

  • Por un lado quedan las milicias anti-Assad en Siria, que empezaron siendo unos movimientos laicos partidarios de su propia primavera árabe pero que han sido suplantados por islamistas radicales suníes, opuestos hasta la muerte a los chiíes que apoyan al presidente sirio.
  • Por otro lado están los kurdos, que se han adueñado de todo el norte de Siria y de Iraq y que sueñan con un estado propio al que nadie apoya.

Pero es que además están los intereses de las potencias extranjeras.

  • Rusia no quiere perder su influencia en Siria, el único país no fronterizo en el que tiene bases militares y que le permite considerarse a sí misma una potencia global.
  • Irán sueña con extender la influencia chií hasta el Mediterráneo a través de Iraq, Siria y Líbano.
  • Arabia Saudí, suní, no sabe qué hacer para impedir la expansión de Irán.
  • Turquía se come las uñas ante la más remota posibilidad de que los kurdos formen un estado en su frontera sur y que éste nuevo estado reivindique las zonas kurdas de Turquía.
  • Estados Unidos ya ha acabado con el ISIS, que es por lo que estaba metido en este jaleo, y lo más probable es que poco a poco se vaya lavando las manos y se retire mientras deja que toda esta gente se mate a palos.

Como se ve, los ingredientes son explosivos y las probabilidades de que todo salga mal son inmensas.

Y todavía está por allí Al Qaeda que no ha dicho esta boca es mia. o sea, que el jaleo está asegurado.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>