En estos últimos días, Facebook (qué ironía) se ha llenado de vídeos en los que se ve la cara de panolis que se le queda al archimegamultimillonario Mark Zuckerberg cuando responde a las ingeniosas preguntas que le hacen en el Senado estadounidense para intentar aclarar qué ha sido la fuga de datos de Cambridge Analytica y en qué ha podido influir en la propia política estadounidense.

Por primera vez, los usuarios de Internet, es decir, casi todo el mundo ha sentido un pequeño escalofrío en la espalda al ser consciente de que esa estupenda red social es en realidad una granja de datos en donde se trafica con la información personal de los participantes. De repente, mucha gente ha dejado de subir fotos de sus hijos o de contar si están de viaje en tal o en cuál sitio por temor a que esos datos acaben siendo almacenados y manipulados sin control.

El problema va a venir cuando alguien le diga a todos esos usuarios que Facebook es una monja de la caridad al lado de Google.

Para hacerse una idea de lo que la multinacional americana está recopilando constantemente para cada uno de sus perfiles hay que saber que

  • Google controla el 95% de las búsquedas en la web, de manera que sabe qué es lo que buscas o, lo que es lo mismo, lo que te preocupa o quieres comprar: si buscas sobre cómo curar un catarro, verás cómo después en un par de sitios web te empiezan a aparecer misteriosamente anuncios sobre antigripales
  • aunque no busques nada, el 61% de los internautas navega con Chrome, el navegador de Google, con lo cual conoce completamente tu historial de navegación
  • el 93% de los teléfonos inteligentes que se venden en España llevan instalado el sistema operativo Android de Google, que constantemente transmite a su casa matriz todos los datos sobre uso y localización del teléfono
  • casi el 40% de los televisores inteligentes que se venden en España llevan también el sistema Android
  • casi el 100% de los sitios web (incluido éste) tienen publicidad servida por Google a través de su programa Adsense, con lo que saben dónde está navegando cada cuál en cada momento

En resumen, basta con no usar la aplicación o la web de Facebook para estar al margen de sus bases de datos, pero no hay manera de escapar del control de Google que, no lo dude, ya tiene construido de Ud. un perfil con toda esa información y se la venderá a los anunciantes que busquen clientes como Ud.

Menudo lío ¿verdad? Si Ud. sólo quería ver unos vídeos divertidos de gente cayéndose a la piscina. Pues malas noticias: Youtube también es propiedad de Google. No hay escapatoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here