Aaron Scholssberg, el trumpista que acosó a dos mujeres y a una camarero de un restaurante en Nueva York  por hablar en español, ahora lamenta profundamente sus palabras.

Ayer martes, seis días después de su arranque xenófobo, pide disculpas a través de sus redes sociales y afirma explícitamente “No soy racista” con la esperanza de que su acción quede en el olvido y todo vuelva a su lugar. Por lo pronto para él ya han cambiado mucho las cosas, considerando que fue fulminantemente despedido del bufete de abogados, Corporate suites, donde trabajaba y grupos antiracistas han presentado un requerimiento formal para que le sea retirada la licencia para ejercer en Nueva York.

Desde que saló a la luz e inmediatamente se viralizó el vídeo en el que Scholssberg amenazaba a los hispanohablantes con llamar a los servicios de inmigración, han corrido ríos de tinta y él se ha hecho involuntariamente famoso, aunque ahora todo eso parece estar volviéndose en su contra.

En su disculpa, afirma que la famosa grabación no le representa e incluso afirma que se mudó a Nueva York por su enorme diversidad (afirma hablar cuatro idiomas ¡¡¡entre ellos el español!!!) .

Sin embargo, su popularidad ha hecho que salgan a la luz al menos tres vídeos en los que sí aparece otra vez con su peor cara. En el primero de ellos aparece insultando (“feo extranjero”) a un hombre tras preguntarle de qué país ha venido. En otro aparece con una camiseta de Trump mientras llama falsos judíos a unos manifestantes anti-Trump. Y en un tercero, se presenta en actitud desafiante ante un grupo de hispanos.

¿Es racista o no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here