Tras el ataque del pasado 14 de enero sobre la ciudad de Rann, al nordeste de Nigeria, alrededor de 30 000 personas se refugiaron en la ciudad de Goura, en Camerún. La mayoría de los refugiados son mujeres, niños y ancianos. Con ellos son ya 130 000 los refugiados nigerianos en Camerún. La violencia en la región del lago Chad ha desplazado ya a 2,5 millones de personas.

Las 30 000 personas recién llegadas a la región de Goura vienen a sumarse a los 102 000 refugiados nigerianos que ya están en Camerún. La población civil de la región está pagando un alto precio por el aumento de la violencia que afecta al nordeste de Nigeria y que ha desplazado a más de 2,5 millones de personas en toda la región del lago Chad, donde más de 3,5 millones de personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria.

Desde los nuevos actos de violencia se ha diagnosticado desnutrición a 90 480 niños (foto: Acción contra el Hambre Nigeria)

Los equipos de Acción contra el Hambre en Goura han examinado el estado nutricional de 976 niños menores de cinco años. El 4% sufría desnutrición aguda severa y necesitaba atención médica inmediata. El 8% padecía desnutrición aguda moderada.

El resultado de las evaluaciones que hemos llevado a cabo son particularmente inquietantes. Entre los niños menores de cinco años que han huido de la ciudad de Rann, más del 4% sufre desnutrición aguda severa y necesita atención médica. Estas cifras son dos veces superiores al umbral de emergencia”, relata Aurélie Carmeille, portavoz Acción contra el Hambre en Camerún.

Presentes en la zona para asistir a la población camerunesa desplazada, “desde Acción contra el Hambre hemos desplegado de forma inmediata dos clínicas móviles para identificar y proporcionar el tratamiento necesario a los niños que padecen desnutrición aguda severa. Es indispensable acompañar a la población recién llegada: la ayuda humanitaria debe reforzarse”, señala Aurélie Carmeille.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here