El jefe mafioso Francesco «Frank» Cali, padrino de la familia Gambino, fue tiroteado mortalmente el pasado miércoles a la puerta de su casa de Nueva York.

Cali, de cincuenta y tres años, recibió seis tiros en el pecho después de ser arrollado por una camioneta conducida por sus asesinos; aunque fue trasladado al Hospital Universitario de Staten Island, los médicos sólo pudieron certificar su muerte. Este barrio neoyorkino acoge a la mayoría de los mafiosos de la ciudad estadounidense.

Descendiente de una familia de Palermo, Sicilia, Cali nació en 1965 en Nueva York y desde muy joven ya se implicó en los negocios mafiosos familiares, incluyendo un paso de diez meses en la cárcel por un delito de extorsión. Se había convertido en el padrino de la familia Gambino en 2015.

El asesinato de Cali es el primero en décadas de un jefe mafioso de tan alto nivel y el más relevante dentro de la propia familia Gambino desde 1985, cuando John Goti mandó asesinar a Paul Castellano para arrebatarle el poder dentro de la organización.

La familia Gambino había sido la más poderosa las cinco familias que forman la mafia de Nueva York y extendió sus tentáculos delictivos a todo tipo de actividades a lo largo y ancho del país hasta que cayeron en desgracia en los años noventa. A principio de esa década, el segundo de la organización pasó a colaborar con el FBI e hizo caer a Gotti (que murió en la cárcel en 2002) y a otros muchos cabecillas de menor rango.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here