El sarampión, una grave enfermedad viral que se propaga rápidamente por el aire a través de los estornudos o la saliva generada por la tos, está afectando al estado de Nueva York, específicamente al condado de Rockland, que ya tiene 150 casos de esta enfermedad. La preocupación es tan grande que las autoridades han establecido la prohibición de que los niños menores de 18 años que no han sido vacunados contra la enfermedad frecuenten los espacios públicos.

La prohibición se mantendrá durante 30 días, con la esperanza de disminuir el fuerte brote que ha afectado a la zona. Además, se ha declarado el estado de emergencia en el condado de Rockland, donde con un total de 300.000 habitantes, ya se han registrado 150 casos de la grave enfermedad.

Es importante destacar que la mayoría de las infecciones por esta enfermedad son menores, pertenecientes a diversas comunidades judías ultraortodoxas, que presentan una cantidad de vacunados contra la enfermedad bastante baja.

Algunas familias anti-vacunas en el área no permiten que los trabajadores de salud pública vayan a sus casas y traten de ayudarlos. Les dan un portazo en la cara y les dicen que no regresen, una actitud egoísta e irresponsable.

Es importante destacar que las personas que no cumplan con la medida de protección en la zona, serán sancionadas con multas y penas de prisión de corta duración si son detenidos por la policía. Los encargados de atender la emergencia mencionan que con esta drástica medida también buscan generar una reacción en los habitantes para detener el grave brote que los afecta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here