Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, fue arrestado ayer jueves por la policía británica con múltiples cargos, incluidos algunos en Suecia y en Estados Unidos. Por lo pronto, ha sido acusado de saltarse la libertad bajo fianza en el Reino Unido y se enfrenta a una pena de hasta 12 meses de cárcel.

Los EE.UU. piden la extradición de Assange por “conspiración para cometer intrusión informática”. Los fiscales aseguran que trató de ayudar a la entonces analista de inteligencia estadounidense Chelsea Manning a entrar en un ordenador del gobierno estadounidense en 2010. El cargo conlleva una pena máxima de cinco años de prisión.
Curiosamente, Assange no está acusado de publicación de material filtrado en su sitio web, un hecho por el que el Departamento de Justicia había considerado arrestarlo en el pasado.

Bajo la dirección de Assange, WikiLeaks ha publicado numerosos documentos clasificados sobre temas que van desde documentos militares sobre las guerras de Irak y Afganistán hasta correos electrónicos pirateados de la campaña presidencial de Hillary Clinton. Para eludir las acusaciones de los Estados Unidos, y una investigación separada en 2012 de las acusaciones de agresión sexual en Suecia, Assange pidió asilo político a Ecuador en 2012 y desde entonces ha permanecido en la embajada del país en Londres.

Cambiando de opinión, Ecuador dio una lista de razones para revocar el asilo de Assange, que van desde las interferencias en las relaciones de Ecuador con otros países hasta su actitud “grosera” con el personal de la embajada.

Los activistas por la libertad de expresión y de prensa se han opuesto a esta extradición ya que podría sentar un peligroso precedente porque los periódicos y otras empresas y servicios de noticias utilizan frecuentemente materiales clasificados filtrados para informar al público sin que hasta ahora se haya considerado delito ni sus periodistas hayan sido detenidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here