El operador de la planta nuclear de Fukushima, que fue arrasada por el tsunami, ha comenzado a retirar el combustible de una piscina de enfriamiento en uno de los tres reactores que se fundieron en el desastre de 2011, un hito en el proceso de desmantelamiento de la planta que todavía durará varias décadas.

Tokyo Electric Power Co. anunció el lunes que sus trabajadores han comenzado a retirar la primera de las 566 unidades de combustible almacenadas en la piscina de la Unidad 3. Las unidades de combustible en la piscina situada en la parte superior de los edificios del reactor están intactas a pesar del desastre, pero las piscinas no están totalmente selladas, por lo que es crucial trasladar las unidades a un lugar más seguro para evitar un desastre seguro en caso de otro terremoto de cierta importancia.

TEPCO asegura que la retirada del combustible en la Unidad 3 tardará dos años, seguida de los otros dos reactores, donde permanecen alrededor de 1.000 unidades de combustible en las piscinas de almacenamiento.

La retirada de las unidades de combustible de las piscinas de enfriamiento es un paso previo al verdadero desafío de retirar el combustible fundido del interior de los reactores, pero todavía se desconocen en gran medida los detalles de cómo se puede llevar adelante esta delicadísima y peligrosa tarea. La retirada del combustible en las piscinas de enfriamiento se retrasó más de cuatro años debido a los daños en los edificios, la alta radiación y los desechos radiactivos de una explosión que se produjo en el momento de la fusión del reactor, lo que pone de relieve las dificultades que aún persisten.

Los trabajadores operan a distancia una grúa construida debajo de una cubierta de polímeros para sacar el combustible de cada una de las células de almacenamiento en la piscina y colocarlo en un barril protector. Todo el proceso se realliza bajo el agua para evitar fugas de radiación. Cada contenedor se llenará con siete unidades de combustible, luego se sacará de la piscina y se bajará a un camión que transportará el contenedor a una piscina de enfriamiento más segura en otra parte de la planta.

La obra se realiza de forma remota desde una sala de control a unos 500 metros de distancia debido a los altos niveles de radiación dentro del edificio del reactor que alberga la piscina, todavía muy peligrosos, si no mortales, para los seres humanos.

Aproximadamente una hora después de empezar el trabajo, la primera unidad de combustible ya se ha almacenado de manera segura dentro de un barril de seguridad. Sólo quedan 565.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here