Ecologistas en Acción de Ávila está realizando una campaña de denuncia de la alta contaminación por plásticos que genera el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) Ávila Norte.

El problema es conocido, viene de lejos, pero cada vez va a más tras las reformas acometidas en el mismo y nadie pone remedio.

El CTR es una instalación que depende de la Diputación de Ávila a través del Consorcio Provincial de la Zona Norte de Ávila que, a su vez, tiene encomendada la gestión de la planta a Urbaser.

A él llegan los residuos urbanos de la mayor parte de la provincia, sólo quedan excluidos los municipios al sur de Gredos. Entre otras cosas, se gestionan los plásticos que vienen recogidos selectivamente (contenedor amarillo), así como los que vienen mezclados con la fracción resto (contenedor verde).

Lo que no se recicla se vierte al recién estrenado vaso nº 2 del vertedero y allí termina de surgir el problema. En el vertedero se depositan ingentes cantidades de plásticos sin reciclar, en especial bolsas, que se vierten y no se cubren, por lo que cada vez que hay viento, se levantan e invaden las instalaciones y los campos de alrededor. En los días de más viento las bolsas llegan a la carretera de Urraca-Miguel, a más de un kilómetro de distancia, se enredan en el arbolado y quedan esparcidas por los prados, donde pasta ganado vacuno que en el futuro llegará a nuestras mesas.

A pesar de que el CTR realiza recogidas periódicas de los “volados”, como se denomina técnicamente a estos plásticos que salen del vertedero, no dan abasto. Los plásticos quedan durante días en el campo y algunos se alejan aún más y no pueden ser recogidos. Además, los pequeños trozos quedan sin recoger.

Esta situación es claramente denunciable e incumple la autorización ambiental de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de dos maneras. Por un lado, porque la tasa de reciclado de plástico es muy baja, y se vierte más de la cuenta. Y, en segundo lugar, especialmente porque los gestores de la planta están obligados a tapar la basura tras su vertido al vaso de vertedero y no lo hacen.

Nadie hace nada. Ni quienes gestionan, ni quienes tienen que vigilar la gestión. El resultado es que en uno de los espacios naturales más valiosos de la provincia, el Campo Azálvaro, la imagen que se nos regala en estas fiestas es la de cientos de árboles cuyos adornos son las bolsas de plásticos que salen del CTR Ávila Norte.

Con esa imagen, Ecologistas en Acción de Ávila ha hecho una sencilla felicitación que pone en evidencia a los responsables de esta situación para que de una vez le pongan freno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here