El grupo, arrestado en virtud de una nueva y controvertida ley de seguridad, participó en unas elecciones primarias para seleccionar a los candidatos de la oposición antes de las elecciones aplazadas de 2020 pero el secretario de seguridad de Hong Kong ha dicho que sus acciones fueron «subversivas».

Los arrestos formaron parte de la mayor campaña de represión desde la introducción de la Ley de Seguridad Nacional que Pekín impuso en el territorio semiautónomo en junio, diciendo que era necesario frenar meses de protestas a veces violentas a favor de la democracia.

El gobierno de China defendió los arrestos y la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, afirmó que era necesario detener a «las fuerzas externas y a los conspiradores que intentan socavar la estabilidad y la seguridad de China».

Pero la represión del miércoles pareció confirmar los temores de muchos que advirtieron sobre el alcance de la ley y Amnistía Internacional declaró que los arrestos son «la más dura demostración hasta ahora de cómo la ley de seguridad nacional ha sido diseñada para castigar a cualquiera que se atreva a desafiar al poder establecido».

Se cree que entre los detenidos hay tres miembros del Partido Cívico, siete miembros del Partido Demócrata, 21 concejales de distrito de la oposición, 13 candidatos de las primarias, dos académicos que están detrás de la estrategia de las primarias y un ciudadano estadounidense y abogado de derechos humanos del bufete de abogados allanado.

Entre los detenidos se encuentran figuras de la oposición muy conocidas, como James To, Lam Cheuk Ting, Lester Shum y Benny Tai, uno de los promotores de las primarias. El abogado estadounidense es John Clancey, presidente de la Comisión Asiática de Derechos Humanos.

Horas después de los arrestos del amanecer John Lee, el secretario de seguridad de Hong Kong, confirmó que un grupo de personas había sido arrestado como parte de una operación dirigida a los sospechosos de «participar en un plan para derrocar al gobierno de la ciudad» y que el gobierno no tolerará actos «subversivos», dijo, hablando ante el Consejo Legislativo de la ciudad.

¿En qué consistieron las primarias?

En julio del año pasado, una alianza de partidos de la oposición celebró unas primarias organizadas de forma independiente para ver cuál de sus candidatos tenía más posibilidades en las elecciones de septiembre para el Consejo Legislativo, el parlamento de Hong Kong. Más de 600.000 personas votaron en las primarias. La elección se pospuso sine die y los funcionarios citaron la preocupación por la pandemia como la razón del retraso.

Los grupos de la oposición esperaban que el hecho de ganar más escaños les diera suficiente poder para bloquear las propuestas del gobierno y aumentar la presión en favor de reformas democráticas. La líder pro-China de Hong Kong, Carrie Lam, había advertido en su momento que las primarias podían suponer una subversión si los candidatos tenían la intención de obstruir las políticas gubernamentales.

Varias de las figuras de la oposición que planean presentarse a las elecciones de la LegCo han sido inhabilitadas desde entonces por los más pintorescos y oscuros motivos, incluyendo a Joshua Wong y Lester Shum. La ex periodista Gwyneth Ho, que se hizo famosa cubriendo las protestas de 2019 y que luego fue inhabilitada para postularse a la LegCo, también estuvo entre los arrestados el miércoles.

La mayoría de los legisladores de la oposición en la actual LegCo ya habían dimitido en noviembre en masa en protesta por la arbitraria destitución de cuatro de ellos del Parlamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here