El ejército estadounidense desmintió el martes un tuit del primer ministro de Marruecos en el que afirmaba que los ejercicios militares dirigidos por Estados Unidos tendrían lugar este mes en la disputada región del Sáhara Occidental. El primer ministro Saad-Eddine El Othmani escribió la semana pasada en Twitter que los ejercicios «marcan la consagración del reconocimiento estadounidense del Sahara marroquí».

Su tuit ha sido ahora eliminado. El Comando Africano de EE.UU. (Africom), que dirigirá los ejercicios de nueve naciones y 7.000 participantes, señala en un comunicado que se limitan al territorio de Marruecos.

«Los lugares de los ejercicios están repartidos principalmente por todo Marruecos, desde la Base Aérea de Kenitra, en el norte, hasta el complejo de entrenamiento de Tan Tan y Guerir Labouhi, en el sur», afirma tajantemente el comunicado.

Africom (el centro de mando estadounidense para operaciones en el Norte de África) remarca que los planificadores estadounidenses y marroquíes decidieron «utilizar los sitios propuestos al comienzo del ciclo de planificación en el verano de 2020», meses antes del anuncio del entonces presidente estadounidense Donald Trump de diciembre de 2020 que reconocía la posesión del Sahara Occidental por parte de Marruecos.

El año pasado, después de que Rabat normalizara las relaciones con Israel, Trump reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, lo que provocó una airada respuesta del Frente Polisario, que niega la reclamación de Marruecos sobre el territorio.

Toda esta historia arranca en 1.975 cuando, ante la presión marroquí el régimen del agonizante general Franco, decide dejar el Sáhara Español en manos de las Naciones Unidas para que sea esta institución la que gestione la descolonización. España, por tanto, no tiene ninguna responsabilidad en la región desde hace 45 años.

El Frente Polisario, recordemos, se alzó entonces en armas contra Marruecos, que ocupó ilegalmente el territorio, para exigir la independencia, proclamando la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en 1976 y estuvo librando una guerra de 16 años con Marruecos. Marruecos controla ahora el 80% del territorio, la parte menos improductiva, mientras que el resto está en manos del Frente Polisario. Rabat ha ofrecido en las negociaciones la autonomía del Sahara Occidental, pero mantiene que el territorio es una parte soberana del reino.

Othmani había dicho en su tuit que los ejercicios tendrían lugar en dos lugares del Sáhara Occidental, entre ellos la región oriental de Mahbes, donde el Polisario reactiva regularmente el conflicto en los últimos meses, y Dajla, donde Rabat planea desarrollar un gran puerto atlántico.

España, aunque dispone de medios sobrados para este tipo de operaciones y están en su zona de influencia, no participará en los ejercicios. Y con más razón desde que una operación súper-ultra-secreta de la Ministra española de Exteriores, asesorada por Mortadelo y Filemón, agentes de informacion,  ha enfadado a Rabat por traer al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, archienemigo de Marruecos, para que fuera tratado en un hospital español por COVID-19 en abril.

El mes pasado, España se vio sorprendida cuando 10.000 personas entraron en el enclave norteafricano de Ceuta mientras los guardias fronterizos marroquíes hacían la vista gorda, en lo que se consideró un gesto político de venganza que ha emponzoñado un poco más todavía la difícil relación entre ambos países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here