La esperanza ha vuelto a la pequeña ciudad de Serrana (Brasil) después de que los investigadores vacunaran a casi toda su población adulta en un experimento médico realizado en toda la ciudad esta primavera.

Cuatro meses después del inicio del experimento conocido como Proyecto S, esta tranquila ciudad rodeada de plantaciones de azúcar ha adquirido una atmósfera de días prepandémicos.

A nivel nacional, Brasil es el segundo país del mundo con mayor número de muertes por Covid-19, después de Estados Unidos y se encamina a su tercera oleada, con un aumento diario de casos y muertes. Sólo el 10% de la población brasileña está totalmente vacunada.
Pero los habitantes de Serrana dicen que están viviendo una realidad muy diferente, gracias al Proyecto S.

El proyecto fue coordinado por el centro biomédico Instituto Butantan en colaboración con la Universidad de Medicina de Sao Paulo en Ribeirao Preto. Esta primavera, los investigadores administraron las dos dosis completas de la vacuna Coronavac a 27.160 adultos, aproximadamente el 95% de la población adulta de la ciudad. El Coronavac, diseñado por la farmacéutica china Sinovac y producido en parte en Brasil en colaboración con Butantan, ha demostrado una eficacia global del 50,8% en las pruebas de fase III.
Los resultados completos de los investigadores del Proyecto S aún no han sido revisados ni publicados. Sin embargo, según los resultados preliminares publicados el 1 de junio, el estudio mostró una reducción del 80% en el número de casos sintomáticos. Las hospitalizaciones relacionadas con Covid se han reducido en un 86% y la mortalidad en un 95%, cifras que el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, ha considerado un buen augurio para el resto del país.

Según el estudio, la inmunización generó una especie de «cinturón inmunitario» en Serrana, reduciendo drásticamente la transmisión del coronavirus en el municipio incluso cuando el virus hacía estragos en todo el país.

Pero hasta que el Instituto Butantan publique los datos completos del estudio y sea revisado por expertos, no todo el mundo se lanza a aplaudir los resultados, ni a relajar las precauciones higiénicas.

A unos 330 kilómetros de la capital del estado, Sao Paulo, Serrana se considera una comunidad dormitorio, ya que gran parte de su población se desplaza a trabajar a ciudades vecinas más grandes, como Ribeirao Preto. Ese flujo de personas provocó una alta prevalencia de infecciones por Covid-19 a principios de 2021.

Brasil ha tenido dificultades para adquirir suficientes vacunas para su población de 211 millones de habitantes. Sabiendo que la inmunidad de rebaño podría tardar en llegar al país, el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, y Borges trataron de vacunar a un alto porcentaje de la población de Serrana en un corto período de tiempo, para ver si se podía conseguir la inmunidad de rebaño a nivel local. Esa programación de las vacunaciones de forma secuencial permitió al equipo de investigación evaluar y comparar las zonas.

Para cuando el tercer grupo recibió su segunda dosis, alrededor del 75% de la población elegible, el brote estaba efectivamente bajo control en toda la ciudad. La reducción de los casos en las personas que no recibieron la vacuna indica una disminución de la circulación del virus. Esto refuerza la vacunación como medida de salud pública y no sólo individual.

Sin embargo, la vida no ha vuelto del todo a la normalidad.
Dado que el virus sigue estando fuera de control en la región, los residentes de Serrana siguen teniendo que llevar mascarillas y mantener la distancia social, una orden sanitaria básica que se aplica en todo el estado.
Los negocios de Serrana también mantienen las restricciones del gobierno estatal que limitan la capacidad, en contraste con los cierres completos impuestos en algunas ciudades cercanas.
Esto todavía tiene que aplicarse porque la región es un caos, con las ciudades y los sistemas sanitarios colapsados.

Se espera que los resultados completos del estudio se publiquen a principios de julio, pero el Proyecto S. continuará hasta febrero del año que viene, con los investigadores haciendo un seguimiento continuo de los residentes de Serrana. Mientras siguen apareciendo nuevas variantes víricas, los investigadores esperan que el Coronavac conserve su eficacia y que Serrana siga disfrutando de su aparente victoria.
Las importantes conclusiones del estudio pueden servir de apoyo a las estrategias de inmunización en Brasil y en el mundo y ofrecen esperanzas para el control de la pandemia mediante vacunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here