• Madrina espera una reunión de urgencia con el Ministerio de Defensa, y que solicitó a principios de agosto, para dar una salida a estas familias
  • La Fundación ofrece la iniciativa de Pueblos Madrina para realojar y acoger a estas familias víctimas de la situación bélica

Madrid 16 agosto 2021.- La Fundación Madrina denuncia la pasividad de las autoridades españolas en responder a la situación delicada que viven las familias afganas con menores y que trabajaron para el Ejército español.

La Fundación entiende que acoger, realojar e integrar a estas familias por parte del pueblo español es de justicia, especialmente para proteger los menores que traen. En su mayoría son familias que actuaron de intérpretes para las unidades del Ejército español desplegadas durante más de 20 años en Afganistán. Actualmente, estas familias están señaladas por el ejército talibán y quedan a merced de las represalias y muerte en su propio país.

La Fundación tiene un programa de acogida de familias en entornos rurales trabajando en diferentes Comunidades como la de Castilla-León, La Mancha, Aragón, Andalucía, entre otras.

En sus más 17 años de experiencia, el proyecto de Pueblos Madrina que realoja en el entorno rural de la España vaciada, ha ofrecido una nueva vida a cerca de 350 familias y más de 1.100 niños, teniendo una lista de espera de más de 800 familias principalmente motivada por la crisis económica y de deuda como consecuencia de la Covid. Las familias en riesgo y perseguidas que proceden del Kabul, tendrían preferencia para un alojamiento más rápido.

Fundación Madrina espera con impaciencia una reunión con el Ministerio de Defensa para coordinar la llegada de las familias y la posibilidad de ofrecerles desde el principio un lugar más humano que no sean los Centros de Emergencia que el Estado y las autoridades locales ofrecen para familias sin techo.

La Guerra de los 20 años para nada

Tras veinte años después de la invasión de Estados Unidos para echar al ejército fundamentalista, Afganistán vuelve a estar a merced de la milicia de los talibanes.

Todas las familias intentan huir ante la llegada de la milicia talibán generando pánico, desabastecimientos de alimentos y quiebras de las familias que ven como no pueden sacar ni huir con sus ahorros y que serán confiscados por el nuevo gobierno fundamentalista. Las víctimas finales de todos estos conflictos siempre han sido y serán las familias y los niños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here