“Llevar el Mundial a un país que vulnera los derechos humanos es un error reputacional para el fútbol”

El Instituto de Seguridad y Cultura ha presentado hoy en la Asociación de la Prensa de Madrid su nuevo libro, titulado La influencia de los países árabes en Europa, coeditado junto a Editorial Comares.

Durante el acto de presentación se ha organizado una mesa redonda, moderada por Marta García Outón, coordinadora del Instituto de Seguridad y Cultura, y en la que han participado Florentino Portero, coordinador del libro y profesor de Historia Contemporánea en la UNED, y dos de los coautores de la obra: Carlos Echeverría Jesús, profesor de Relaciones Internacionales en la UNED y director del Observatorio de Ceuta y Melilla; y Orfeo Suárez, redactor jefe de la sección de Deportes de El Mundo.

Durante la presentación se han repasado las claves de los temas tratados en el libro, como las implicaciones de la actual política exterior árabe, poniendo especial atención al caso de los países del Golfo y su relación con España y el análisis del escenario del Magreb; la importancia de los fondos soberanos de inversión árabe en Europa; la cuestión religiosa; y la entrada de la influencia árabe a través del deporte.

El repliegue mundial de Estados Unidos en los últimos años y su errática política exterior han generado entre los antiguos socios norteamericanos del Golfo “una creciente desconfianza, que les ha impulsado a llevar a cabo un acercamiento crítico a Israel y a buscar un equilibrio en sus relaciones con China”, ha asegurado Portero.

Unas relaciones exteriores que, desde hace años, encontraron una nueva vía de desarrollo: el fútbol. Para Orfeo Suárez, que dedica un capítulo del libro al uso del deporte como una herramienta de influencia de los países árabes, “las inversiones de las monarquías árabes en el fútbol son deficitarias. Los retornos que esperan son en clave de reconocimiento, reputación, posicionamiento e influencia”.

Inversiones que, para Suárez, “tienen como objetivo principal mejorar la reputación de estos países a través de los valores que todos asociamos al deporte». Sin embargo, el autor defiende que “desde el mundo occidental tenemos que limitar las relaciones con países donde los derechos humanos son vulnerados”, y por eso considera que “llevar el mundial de fútbol a Qatar es un error reputacional para el fútbol”.

Carlos Echeverría, que ha escrito un capítulo del libro dedicado al Magreb como punto de unión entre el mundo árabe y España, ha querido destacar en su intervención la importancia de monitorizar y controlar “los ejercicios de influencia marroquí en España a través de sus herramientas de presión y de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI)”. Para Echeverría, esta es una tarea fundamental, pues desde España ya hemos visto “movimientos como el intento de transformación el estatuto de la Mezquita-Catedral de Córdoba, que fue una tentativa por dinamizar las reivindicaciones islamistas y las pretensiones de política exterior retomando los símbolos del pasado islámico”.

Además de Portero, Echeverría y Suárez, la obra cuenta entre sus autores con Imane Rachidi, periodista del ámbito Internacional especializada en Oriente Próximo y el Norte de África, y corresponsal en La Haya, que ha escrito un capítulo sobre la influencia religiosa de los países árabes en Europa; y con Diego Crescente, analista internacional que ha colaborado con un capítulo sobre la influencia árabe a través de los fondos soberanos.

Este libro se suma a la biblioteca de títulos editados por el Instituto de Seguridad y Cultura con el objetivo de fomentar una cultura de defensa entre la sociedad civil y promover la prevención del extremismo violento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí