24.5 C
Madrid
martes, octubre 4, 2022

Nuevo jefe: qué hacer

Lo primero que hay que hacer cuando...

Fugas de metano

Los gaseoductos Nord Stream han dejado de...

Desplome del mercado NFT

El mercado de la NFT alcanza sus...

Crímenes de guerra en Ucrania

ActualidadCrímenes de guerra en Ucrania

Los países europeos acusan a Rusia de cometer crímenes de guerra en Ucrania pero no se ponen de acuerdo para imponer nuevas sanciones

Los países de la Unión Europea ha acusado a las fuerzas armadas rusas de cometer crímenes de guerra en Ucrania, pero no parece probable que vayan a imponer nuevas sanciones a Moscú, a pesar del clamor que recorre Europa para que los responsables de los ataques contra la población civil rindan cuentas antre los tribunales internacionales.

Ante el aumento de las muertes de civiles en la asediada ciudad portuaria de Mariupol, la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, destacó el incremento de los ataques rusos contra infraestructuras civiles, como hospitales y teatros y afirma que los «tribunales tendrán que decidir, pero para mí son claramente crímenes de guerra».

El jefe de la política exterior de la UE, el español Josep Borrell, dijo antes de presidir una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de los 27 países en Bruselas que «lo que está ocurriendo en Mariupol es un enorme crimen de guerra. Destruir todo, bombardear y matar a todo el mundo de forma indiscriminada es algo espantoso».

La ciudad cercada ha visto algunos de los peores horrores de la guerra. Los múltiples intentos de evacuar a los residentes de Mariupol han fracasado o sólo han tenido un éxito parcial. Las autoridades de la ciudad afirmaron que al menos 2.300 personas ya han muerto en el asedio, algunas de ellas enterradas en fosas comunes y otras todavía desaparecidas bajo los escombros de lo que un día fueron sus hogares.

Borrell subrayó que «la guerra también tiene ley». El Tribunal Penal Internacional de Holanda está reuniendo pruebas sobre posibles crímenes de guerra en Ucrania aunque Rusia, al igual que Estados Unidos, no reconoce la jurisdicción del tribunal.

El ministro de Asuntos Exteriores irlandés, Simon Coveney, dijo que su país está «ciertamente abierto a otros mecanismos de rendición de cuentas en cuanto a las atrocidades que están teniendo lugar en Ucrania en estos momentos. Esta es la primera guerra que se desarrolla en las redes sociales, donde la gente ve las imágenes que suceden en directo y se indigna por ello. Esto está provocando una furia en toda la Unión Europea, donde la gente se pregunta por qué no podemos detener esto. Quieren que se rindan cuentas por las decisiones tomadas y la brutalidad que hemos visto».

La imposición de una nueva ronda de sanciones -congelación de activos y prohibición de viajar- parece poco probable por ahora.

Los países de la UE, conocidos por su lentitud a la hora de gestionar los acontecimientos internacionales, se han unido en poco más de tres semanas desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero, para imponer sanciones a 877 personas. Entre ellas figuran el Presidente ruso Vladimir Putin, altos ministros y oligarcas pro-Kremlin.

Otras 62 entidades -empresas, bancos, aerolíneas y constructores navales- también han sido golpeadas en un tiempo casi récord. Pero la cuestión de la imposición de medidas restrictivas sobre la energía sigue siendo extremadamente delicada, dada la dependencia de muchos países de la UE del suministro de gas natural ruso.

Un grupo de países liderado por Alemania quiere que se suspendan por ahora las nuevas medidas, en medio de la preocupación por los altos precios de la energía y el temor a que Rusia detenga las exportaciones de gas a Europa. Algunos también quieren guardar la munición de las sanciones para cualquier nueva e importante atrocidad bélica, como el uso de armas químicas. Pero el Ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, cuyo país es fronterizo con Rusia y Bielorrusia, advirtió contra la «fatiga de las sanciones»: «No podemos cansarnos, imponiendo sanciones. No podemos cansarnos ofreciendo asistencia y ayuda a Ucrania».

Landsbergis también explocó que la UE debe empezar a pensar en qué tipo de ataque por parte de Rusia constituiría una «línea roja» para tomar medidas más duras. El bombardeo de ciudades y civiles, dijo, no parece ser suficiente para persuadir a algunos países miembros «pero en algún lugar hay que plantarse».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles