24.5 C
Madrid
martes, octubre 4, 2022

Nuevo jefe: qué hacer

Lo primero que hay que hacer cuando...

Fugas de metano

Los gaseoductos Nord Stream han dejado de...

Desplome del mercado NFT

El mercado de la NFT alcanza sus...

Cuarta dosis

ActualidadCuarta dosis

¿Una cuarta dosis? ¿Una vacuna específica para la variante omicron? ¿Qué será lo siguiente de las vacunas COVID?

Pese a que con la crisis económica y la guera de Ucrania nadie parece ya acordarse de la pandemia, la mayoría de las personas vacunadas necesitarán probablemente otra inyección de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 el próximo otoño porque es probable que la inmunidad disminuya y que el virus siga evolucionando.

En Estados Unidos la FDA va a convocar una reunión especial de los asesores externos independientes para empezar a planificar la próxima ronda de refuerzos porque es necesario empezar a planificar ya si todo el mundo va a necesitar otra vacuna y, en caso afirmativo, qué tipo de vacuna exactamente.
La reunión se produce una semana después de que la agencia autorizara una cuarta inyección -un segundo refuerzo- para cualquier persona de 50 años o más con el fin de reforzar la inmunidad ante un posible nuevo aumento antes del otoño. Una subvariante omicrónica más contagiosa, conocida como BA.2, que ha provocado repuntes en otros países, es ahora dominante en EE.UU., lo que hace temer otro repunte.

Lo difícil es determinar qué versión del coronavirus será dominante para el próximo otoño. Podría ser la variante omicron, pero también podría ser una variante completamente nueva. Esto plantea dudas sobre la conveniencia de dar a la gente una quinta inyección de la vacuna actual porque los estudios parecen confirmar que hay un cierto rendimiento decreciente al dar la misma vacuna una y otra vez.

Una estrategia sería dar a la gente una nueva vacuna que se dirija específicamente a la omicron o a una de las otras variantes, como la beta. Otra opción sería una nueva vacuna que combinara al menos dos cepas en una sola, lo que podría proporcionar una protección aún más amplia contra cualquier nueva variante que pudiera surgir.
Así es como se formula la vacuna contra la gripe cada año, aunque el virus de la gripe es más predecible que el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la enfermedad COVID-19.

Hasta ahora, una versión específica de la vacuna contra el COVID-19 para la variante omicron no ha dado resultados muy prometedores en las primeras pruebas. Pero los científicos están esperando más datos sobre esas pruebas y sobre otras nuevas versiones de las vacunas que combinan cepas, como la omicrón y la cepa original, la omicrón y la beta, o la delta y la omicrón.

Cuestión distinta es la frecuencia con la que la gente tendrá que seguir vacunándose en el futuro aunque cada vez son más quienes piensan que el curso de la pandemia se dirige hacia una gripalización, de modo que habrá una vacuna anual y que serán los grupos de riesgo los que se inmunizen en mayor medida mientras que la población general quedará al margen de esas vacunas.

No faltan voces que insisten en que para acabar con la pandemia no nos deberíamos resignar a mantenerla como un virus endémico sino que se deberían hacer todos los esfuerzos necesarios para acabar con ella de una vez, poniendo el foco en conseguir que se vacune toda la población, en vacunar a los no vacunados.

Todo esto, claro, a nivel de organismos científicos serios y servicios de salud pública con personal cualificado. En España todo se resolverá en el barecillo de Moncloa donde un supuesto comité de expertos compuesto por políticos que a duras penas se sacaron la ESO esperará entre caña y caña a ver qué hacen los otros para hacer más o menos lo mismo y asegurarse de que los contratos y las mordidas correspondientes acaben controlados por el partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles