El reto de traer a Zelenski sano y salvo desde Kiev para la cumbre de la OTAN en Madrid

En estos días atrás los presidentes de Alemania Francia e Italia han visitado Kiev com a la capital ucraniana, rodeados de unas medidas de seguridad bastante notables para encontrarse con el presidente Volodimir Zelenski. Además del significado simbólico de la visita es de suponer que también habrá tenido una importante cuota de contenido político en vista del los próximos eventos.

En esa visita también se ha dado a conocer que Zelenski ha sido invitado a participar en la próxima cumbre que la OTAN va a celebrar en la capital española los próximos días 29 y 30 de junio. A diferencia de lo que ha hecho en multitud de parlamentos y asambleas internacionales, los líderes occidentales pretenden que esta vez el presidente ucraniano Participe en persona y no use la teleconferencia.

Esta sería la primera vez que Zelenski abandona Ucrania desde que empezó la guerra, lo cual es importante a nivel simbólico y político porque traslada a Rusia un mensaje de cercanía entre la alianza atlántica y el país invadido.

Y todo eso cuando todavía no está claro si el presidente ucraniano se desplazará hasta España. Todo parece indicar que lo decidirá en el último momento en función de la situación bélica en su país; Incluso se podría pensar que ya ha dicho casi todo lo que tenía que decir a los 3 líderes europeos que le acaban de visitar ya que existe un consenso básico a nivel político pero Zelenski insiste en que se están quedando sin armamento y necesitan material pesado y municiones en abundancia para poder sieguir plantando cara a los rusos.

Sin embargo además de todos estos significados políticos la presencia de Volodimir Zelenski en Madrid supone un reto organizativo nada fácil de superar. Desde fuentes de la OTAN ya se ha hecho saber que todo el operativo para que su viaje transcurriese con seguridad ya está en marcha pero por circunstancias obvias no se va a revelar absolutamente ningún detalle hasta que la visita se produzca.

Preparándose para la hipotética visita El Ministerio del interior y el Ayuntamiento de Madrid ya están organizando un enorme dispositivo de hasta 25000 agentes para cubrir la seguridad del evento, independientemente de que el presidente ucraniano venga o no. Todo eso, por supuesto, tendrá como consecuencia el cierre del centro de Madrid y numerosas molestias para los residentes durante los días que dure la cumbre pero ese es el precio a pagar por ser el vértice hacia el que estará mirando todo el mundo durante dos días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí