Nadia Calviño ha despilfarrado en 3 años en el Gobierno de Pedro Sánchez el prestigio que traía como funcionaria de la Unión Europea

Las últimas declaraciones de Nadia Calviño en las que asegura que el cambio de postura de Argelia en relación a su relaciones comerciales con España está basado en la vinculación del país africano con Rusia solo son un hito más en la pendiente de desprestigio en la que la ministra se desliza.

Quién es Nadia Calviño

Como buena funcionaria de la Unión Europea, Nadia calviño era prácticamente una desconocida para el gran público. En Bruselas se había ganado cierta reputación de buena trabajadora y funcionaria metódica ocupando ciertos cargos de responsabilidad en materia económica vinculados especialmente a la vigilancia de la Comisión Europea sobre los presupuestos de los países miembros.

En un intento por convencer a la Comisión Europea de que sus políticas económicas se ajustarían a la ortodoxia de la Unión Europea, Pedro Sánchez elige a Nadia calviño como Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital​​. Este nombramiento sorprendió a casi todo el mundo por que nadie la conocía y solo sabían de ella algunos miembros del PSOE que habían seguido su carrera en las instituciones europeas. El nombramiento, por supuesto, tuvo el beneplácito de la Comisión Europea que pensaba que así tendría un peón jugando a su favor en el Gobierno socialista de España.

Nadia Calviño, por lo tanto, nunca había hecho política hasta llegar al cargo de ministro que Pedro Sánchez le adjudicó. Esto hizo que al principio midiese todas sus palabras y sus apariciones públicas se produjesen con cuentagotas pero una vez que fue tomando consciencia de su poder y sintiéndose plenamente respaldada por el presidente del Gobierno cada vez fueron mayores sus intervenciones públicas y no se puede decir que haya estado especialmente acertada aunque, hay que reconocerlo, es difícil defender la gestión económica del gobierno socialista en estos últimos años.

El problema de Nadia Calviño es que, teniendo los conocimientos económicos, financieros, tributarios y administrativos que tiene, ha optado por seguir a pies juntillas las líneas ideológicas que le impone el Gobierno del que forma parte y así ha llegado a aceptar o, es de suponer, a proponer algunas medidas absolutamente demagógicas.

La caída de Nadia Calviño

En lo que va de año no puede decirse que haya estado especialmente afortunada. Causa asombro recordar que cuando el presidente Sánchez decía que la inflación que sufríamos en España se debía a la invasión rusa de Ucrania, una persona con los conocimientos económicos que a Nadia calviño se le presupone aceptarse esa idea a pies juntillas, por lo que es posible pensar que ella misma había sido la inspiradora de esa excusa para esconder que la verdadera razón de la inflación es el desorbitado déficit público que se viene sosteniendo en los últimos años.

No mucho menor fue el revuelo que formó al no querer participar en una foto en la que era la única mujer junto a tres políticos y empresarios, sobre todo teniendo en cuenta que hacía unos minutos que había estado ella sola como mujer negociando y tratando distintos temas económicos con esos mismos hombres, aunque luego se negase a salir en la foto punto

Finalmente este discurso sobre la actitud y las consecuencias de la nueva política de Argelia sobre España, a en la que pone el foco en las relaciones entre Rusia y el país africano, no sirven nada más que para esconder la torpeza con la que Pedro Sánchez está gestionando los intereses españoles en el norte de África.

El futuro de Nadia Calviño

No sabemos si al final Nadia Calviño optará por seguir en la política española o lamentará haber tomado este camino y volverá a los despachos de Bruselas dónde no tendrá que decir tantas tonterías forzada por las circunstancias políticas.

Antes de volver a Bruselas tendrá que tener en cuenta que todo el prestigio que hubiese conseguido amasar allí se habrá esfumado porque en vez de ser el caballo de Troya comunitario que en Bruselas se imaginaban, ha resultado que Sánchez ha utilizado sus concimientos de los mecanismos comunitarios para esquivar cualquier intento de control presupuestario o cualquir fiscalización del destino de las ayudas comunitarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí