Published On: Dom, Dic 10th, 2006

“Babel” de Alejandro González

Europa Press

Brad Pitt, Cate Blanchett y Gael García Bernal protagonizan la tercera película del director mexicano, que se estrena el día 29

Alejandro González Iñárritu habla de las fronteras físicas y emocionales en “Babel”, película con la que cierra la trilogía iniciada con “Amores perros” y “21 gramos”. En su último filme, que se estrena en España el próximo 29 de diciembre, narra cuatro historias de incomunicación y plantea cómo “pequeños actos en base a la inocencia pueden desencadenar un tsunami”. Brad Pitt, Cate Blanchett y Gael García Bernal protagonizan esta historia “fragmentada”, rodada entre Marruecos, México y Japón.

“Babel” parte de un hecho trivial que desencadena una serie de interacciones globales y personales. La primera historia trata de una pareja estadounidense (Pitt y Blanchett) que debe luchar por sobrevivir después de un trágico incidente durante unas vacaciones en Marruecos. Mezclada con este drama matrimonial está la historia de dos niños marroquíes que involuntariamente ponen en peligro muchas vidas.

La tercera historia gira alrededor de una niñera mexicana (Adriana Barraza) que trabaja para una rica familia californiana y que también toma una decisión equivocada: cruzar la frontera ilegalmente con dos niños estadounidenses. La última historia trata de un padre viudo (Koji Yakusho) que intenta conectar emocionalmente con su hija sorda (Rinko Kikuchi) en la inmensa urbe de Tokio.

“Las fronteras emocionales son más difíciles de derribar, porque están construidas desde los prejuicios; las otras, las físicas, sí pueden derribarse”, dijo el director mexicano a su paso por Madrid para promocionar “Babel”.

RESPONSABILIDAD DEL CUENTACUENTOS

Pese a hablar del destino y narrar diferentes historias, Iñárritu explicó que “Babel” es una película “más esperanzadora” que las dos anteriores, pese a ser “un viaje intenso”. “Tengo la responsabilidad del cuenta cuentos: entretener e invitar al espectador a jugar, a involucrarse y crear la catarsis”, subrayó el director, que de nuevo cuenta historias de padres e hijos. “La familia es fuente de toda tragedia y del placer”, anotó.

Iñárritu, que se siente “deudor” del cine del desaparecido Robert Altman, se ha cubierto las espaldas para no mostrar en su película buenos y malos. “No hay villanos, todos son víctimas de sus circunstancias y eso es angustiante”, precisó un cineasta que no quería hacer un filme “prejuicioso”. “No hablo de morales mojigatas; la humanidad está aislada a nivel mundial y personal”, aseveró.

Sobre el trabajo codo a codo con el guionista Guillermo Arriaga, destacó que ha sido de suma “importancia” para esta trilogía. “Tiene un talento fantástico”, dijo tras 9 años de colaboración que parecen haber llegado a su fin. “Es sano hacer un receso”, confirmó el director, para el que el cine es “una orgía de colaboración”.

En cuanto a la participación de Pitt y Blanchett, Iñárritu recordó que integrar al actor fue “un reto”. “ésta no es una película de Brad Pitt. Me gustó hacer verlo como un ser humano con el mismo peso dramático que otros personajes”, afirmó, mientras que a Blanchett la tuvo que convencer para hacer un papel pequeño.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>